Con 35 años de trayectoria, especializado en desarrollo rural y agricultura familiar, José Catalano fue designado vicepresidente del INTA por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner mediante el decreto 785, publicado en el Boletín Oficial. De esta manera, ocupará el cargo que quedó vacante luego de la asunción de Francisco Anglesio al frente del instituto.

Visiblemente emocionado, el flamante funcionario agradeció la designación en un rol “tan importante”. Catalano aseguró que seguirá comprometido con la cartera de Agricultura para continuar con el trabajo y el acompañamiento a fin de cumplir con el compromiso planteado por el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial PEA 2.

“El INTA tiene un rol destacado en la construcción de procesos y conocimiento, al tiempo del desarrollo de tecnologías que permitirán duplicar la producción agropecuaria y alcanzar, así, las 250 millones de toneladas propuestas”, aseguró el flamante vicepresidente.

En la puesta en funciones, Héctor Espina –jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación– reconoció que esta designación es un reconocimiento a la coherencia. Tanto en su trayectoria bregando por la agricultura familiar y a la de este gobierno nacional que jerarquizó en la última década este sector de la producción.

Por su parte, el presidente del INTA –Francisco Anglesio– recibió con mucha alegría y orgullo esta designación en el Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF 2014): “José Catalano es un hombre con mucha trayectoria y gran calidad humana” y agregó que es “un profesional reconocido dentro y fuera de nuestro país y del organismo”.

En una adhesión, el Ministro de Agricultura de la Nación, Carlos Casamiquela le agradeció su compromiso y esfuerzo en pos del desarrollo agropecuario y agroindustrial de nuestro país.

Por su parte, Carlos Kunkel –diputado nacional– ponderó el trabajo realizado por este gobierno en cuanto a la agricultura familiar y el apoyo brindado por el INTA a esta actividad: “Es trascendental la tarea del instituto a fin de mejorar la calidad de vida de la gente en su conjunto. Por eso es tan importante este paso que dimos hoy”.

En referencia a la designación, el director nacional del organismo –Eliseo Monti– indicó que Catalano es “una persona de bien, de trabajo y de mucha sensibilidad”. Fue esta una muy buena iniciativa de la presidenta de la Nación.

Liliana Paredes de Periotti –subsecretaria de Políticas Agroalimentarias del Ministerio de Desarrollo Social– lo describió como “un compañero de larga historia y un hombre que ha sabido interpretar el trabajo en territorio con antecedentes y muy comprometido en su función. Un hombre que siempre supo escuchar y ayudar al otro”.

Gabriel Delgado –secretario de Agricultura del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación– subrayó la importancia de la designación por considerarla “un ejemplo de coherencia que nos jerarquiza como institución”.

Del acto participaron el embajador de Angola –Herminio Escorcio–, primer ministro de Venezuela –Juan Carlos Jiménez–, la secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar –Carla Campos Bilbao–, subsecretario de Lechería, Agricultura–Arturo Videla y Juan Carlos Maceira–, presidente del Senasa –Diana Guillén–, coordinador del Prosap –Jorge Neme–, entre otros funcionarios, y representantes de productores, universidades y medios de prensa.

Asimismo, adhirieron al acto Luis Basterra –presidente de la Comisión de Agricultura de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación–, Carlos Cheppi –embajador de la Argentina en Venezuela– y Susana Canela –diputada nacional por la provincia de Salta–.

Especializado en desarrollo rural y agricultura familiar, José Catalano fue designado vicepresidente del INTA por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner mediante el decreto 785.

Un reconocimiento a la trayectoria

Nacido en Buenos Aires en 1949, casado, con cuatro hijos y dos nietos, la carrera de Catalano está fuertemente vinculada al INTA, donde ingresó como becario en 1977. En particular, su carrera profesional está vinculada al desarrollo rural y a la producción familiar. En el plano académico, es ingeniero agrónomo egresado de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Plata, con una maestría en Desarrollo Rural obtenida en el Institut Agronomique de Montpellier (IAM) –Francia–, con la mención “Cum Laude”.

Ingresó al instituto en la Agencia de Extensión Rural de Mercedes –Corrientes–, donde trabajó como extensionista vinculado a la producción ganadera, arrocera y a las actividades de los pequeños productores. Desde 1985 fue jefe de Extensión del Servicio de Asistencia al pequeño Productor (SAPP) de la provincia de Corrientes. Además, participó activamente en la formulación y creación de la Unidad de Minifundio en 1987, donde fue representante de la región Noreste argentino (NEA) hasta 1990.

Entre 1989 y 1991, coordinó el Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (Procisur) regional en el Sub Programa Transferencia de Tecnología, con énfasis la problemática de la pequeña producción.

Por concurso de antecedentes y oposición, asumió la Coordinación Nacional de la Unidad de Minifundio en 1990 y revalidó el cargo en 1994 hasta el 2000. Durante esa etapa realizó actividades y acciones a escala nacional e internacional en favor del empoderamiento de los pequeños productores a nivel organizativo, tecnológico y comercial, como así también en la formación de recursos humanos en las organizaciones campesinas y a nivel institucional.

Catalano ingresó al INTA como becario en 1977. Su carrera profesional está vinculada al desarrollo rural y a la producción familiar.

En el año 2000 formuló la propuesta y puesta en marcha del Programa de Apoyo a los productores Familiares (Profam) del INTA. Continuó su trabajó en Desarrollo Rural en la Federación de Cooperativas Agropecuarias de San Juan –Fecoagro– como gerente de Tecnología y Calidad y como asesor general en el Instituto Municipal de Desarrollo Local (IMDEL) de la Municipalidad Moreno, en la provincia de Buenos Aires. Además, en 2004 se incorporó a la Federación Agraria Argentina (FAA), donde co-organizó el Área de Desarrollo en la entidad gremial a escala nacional. Además, participó de la organización del Congreso Internacional de la Tierra, sobre la problemática de la tenencia y uso de ese recurso.

Ya en 2005 colaboró en la gestación del Programa de Investigación sobre la Agricultura familiar del INTA y la creación del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (Cipaf) y sus institutos. También asumió la representación del organismo en el Procisur, donde se gestó la Plataforma La Agricultura Familiar a escala regional.

También desde el INTA, participó de las misiones argentinas organizadas por el instituto para apoyar a los gobiernos de Bolivia y Venezuela en la misión de recrear una nueva institucionalidad de investigación y extensión. Tuvo un rol destacado en la implementación de diversos programas de desarrollo rural en países como Haití.

Luego se desempeñó como responsable del Cipaf, en el marco del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar del INTA, y desde 2007 fue coordinador nacional del Programa Social Agropecuario, de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación.

Ese año recibió el Premio a la Labor Profesional en ciencias agropecuarias y forestales, otorgado por el Centro de Graduados de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de la Plata.

En referencia a la designación, el director nacional del organismo –Eliseo Monti– indicó que Catalano es “una persona de bien, de trabajo y de mucha sensibilidad”.