16

14 de noviembre de 2011

Cañera INTA: una máquina con ingenio


Productores de caña de Tucumán recibieron la primera máquina fabricada en esa provincia. En 2012 cosecharán en verde y sin contaminar el ambiente.

Cañera INTA: una máquina con ingenio

Autoridades del INTA junto con el Gobierno de Tucumán entregaron a socios de la cooperativa San Antonio de La Tuna Limitada de Simoca la primera cosechadora para caña en verde que se fabricó en la provincia. Horacio Jáñez, director del Centro Regional Tucumán – Santiago del Estero del INTA, destacó la importancia del desarrollo: “Luego de cuatro años de trabajo, Cañera INTA ya está en mano de los productores”.

“Hablamos de una máquina pensada y desarrollada exclusivamente para los pequeños productores, y no adoptada de otra tecnología”, explicó Jáñez quien además agregó: “este no sólo es un aporte a la competitividad del productor sino también a la conservación del ambiente y a la mejora del trabajo, que hasta ahora se hacía en forma manual”.

Cañera INTA representa una solución para más de 1.500 pequeños productores del área central cañera de Tucumán. Y con ella, podrán cosechar sin generar impacto ambiental.

Para Felipe Romero, presidente de la Cooperativa San Antonio de La Tuna: “Esta maquinita es una gran ayuda y nos representa un alivio porque hasta ahora hacíamos el trabajo en forma manual”.

“Esto nos permite –relató Romero– ser más eficientes de la mano de la tecnología moderna y hacer una producción sin contaminar el ambiente. Ahora, para cosechar los cañaverales y producir azúcar ya no tendremos que quemar la caña”.

Con  buenos rindes, esta cooperativa procesó en la zafra 2011 unos seis millones de kilos que entregaron al ingenio Ñuñorco de Monteros –Tucumán–.

“Las cooperativas que reciban la maquinaria mejorarán su capacidad de trabajo y contarán con una mejora tecnológica importante”, indicó Jánez. A la cooperativa La Tuna de Simoca le seguirán: la Cooperativa 20 de Junio –Leales–  y Los Barrientos –Río Chico–.

La cosechadora fue desarrollada por el INTA, construida por el Consorcio Metalmecánico de Tucumán integrado por los Talleres González & Fortini, Mecánica y Mecanizados Mesón y Metalúrgica Col-Ixon Metal S. A. y financiada por el Gobierno provincial.

Jáñez: “Las cooperativas que reciban la maquinaria mejorarán su capacidad de trabajo y contarán con una mejora tecnológica importante”.

INTA: un sello de calidad

El proyecto nació en 2008 en los talleres del INTA Reconquista –Santa Fe– de la mano de Orlando Pilatti quien comenzó a trabajar en un equipo que se convirtió en un “sistema con cepillos”: saca la caña entera, pelada y provoca muy poco deterioro de la materia prima.

La cosechadora es un equipo que va acoplado al tractor y realiza el despunte, corte basal y pelado de la caña, para enviarla a un carro de transporte que tiene un sistema con posibilidad de vuelco.

Antes de ser entregada a la cooperaiva, la máquina fue probada por los técnicos del INTA Famaillá quienes aseguran que “rinde muy bien en surcos cortos debido a que puede dejar unos 1.000 kilogramos de caña en las cabeceras para levantarla después”.

Según evaluaciones, Carlos Aragón, jefe de la Agencia de Extensión Rural (AER) Aguilares del INTA Famaillá, explicó que “en una jornada de trabajo se pueden cosechar entre 120 y 150 toneladas un valor que aún puede mejorarse”.