21

11 de octubre de 2011

Mermelada, nueva propiedad del aloe vera


La realiza una familia de Santiago del Estero con el apoyo del INTA. Es artesanal, ecológica y posee valores terapéuticos.

Mermelada, nueva propiedad del aloe vera

El ritual es el mismo en muchas familias argentinas: el despertador muy temprano, el café con leche o mate y, ahora, las tostadas con mermelada de… ¡aloe vera!  La iniciativa surgió en el INTA Fernández –Santiago del Estero–  donde se realiza con técnicas artesanales para conservar las propiedades terapéuticas del cultivo.

Marisa Jorge y Raúl Adami, quienes trabajan junto al INTA explicaron que el proceso se hace prácticamente todo en forma artesanal: “Cosechamos la hoja a mano sin cortar con cuchillo porque se corre el riesgo de contaminar el gel, para nosotros es un arte”.

Esta iniciativa surge con la intención de sumarle valor agregado a la plantación. Para esto recurrieron a INTA –a través del proyecto ProFeder de desarrollo local–, y a la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE), con quienes desde hace unos años trabajan en forma conjunta realizando tareas articuladas, entre otras, de estrategias de comercialización y marketing. Así surgió este producto que fue pionero en ese rubro en todo el país.

Entre los principales alcances terapéuticos se destacan el refuerzo del sistema inmunológico, el control natural de la acidez estomacal, la regulación del sistema intestinal, la purificación del organismo y la presencia de las vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B12, C y D.

La receta de la abuela

Para que vaya asomando la mermelada la receta es que “una vez cosechada la hoja se comienza con la cocción como cualquier otro producto alimenticio. Esta debe realizarse dentro de las 24 horas para que no se pierdan las propiedades del aloe vera”, indican estos productores de Fernández, Santiago del Estero.

Marisa señaló que “la extracción del gel también se la hace en forma manual. De esa manera garantizamos prácticamente cero aloína, que es una sustancia que tiene la hoja de aloe vera y que en dosis elevadas resulta tóxico. Esta parte del proceso esta controlada por una Ingeniera en Alimentos”.

Este proyecto, además, tiene como objetivo lograr un impacto social en las familias de la zona, que poseen micro-plantaciones en sus casas generando un efecto dominó que les permita mejorar la economía.

Todo este proceso se realiza con el norte del cuidado del ecosistema. Es que para esta iniciativa no es necesaria la deforestación en el momento de iniciar la plantación y, además, puede realizarse a la par de otras producciones como naranja, mandarina o pomelo.