03 de agosto de 2010

"Pro-Huerta es uno de los proyectos que más se arraigó en la sociedad"

Así lo expresó Carlos Casamiquela -presidente del INTA- en referencia al plan que hoy, 3 de agosto, cumple 20 años.

“Pro-Huerta con 20 años es un modelo y un ejemplo de cómo se puede ofrecer capacidad para abastecer y ayudar a otros sectores mas desprotegidos de la sociedad y no tradicionalmente vinculados con el INTA. Sin duda, es uno de los proyectos que más se arraigó en la sociedad”, explicó Carlos Casamiquela -presidente del INTA-.

En esta línea, Roberto Citadini -coordinador nacional por INTA de Pro-Huerta- recuerda aún con emoción las palabras de uno de los actuales participantes del programa: “Vivía cartoneando y ahora vivo de lo que cosecho en mi huerta”.

Este programa promueve una dieta diversificada y equilibrada mediante la autoproducción en pequeña escala de alimentos frescos por parte de sus destinatarios. Estos reciben la asistencia técnica del INTA en forma permanente y comprometida.

Cittadini explicó que “el Pro-Huerta llega a lugares en los que no existe institución alguna, reconstruyendo el tejido social de las comunidades y fortaleciendo las redes y organizaciones existentes en el territorio”.

Como resultado de las acciones realizadas, cerca de 3,5 millones de personas de 3.600 localidades, barrios y parajes de todo el país producen sus propias hortalizas, frutas, carne y huevos. Esto permite diversificar y equilibrar su dieta ya que las huertas que producen las familias participantes permiten satisfacer el 72 % de su demanda diaria de vitaminas y minerales (hierro, calcio, fibras, vitamina A y C).

Pro-Huerta cuenta con 19.000 promotores o agentes multiplicadores que acompañan la labor de alrededor de 700 técnicos intervinientes. Esta red de vinculación comprende más de 9.600 instituciones, escuelas y entidades -municipales, provinciales y nacionales-. De las 630.000 huertas familias asistidas y las 148 mil granjas el 33 por ciento corresponde a áreas rurales, el 40 a áreas urbanas y el 27 a grandes ciudades. De la mano

Liliana Periotti -secretaria de Políticas Alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación- destacó que “el programa Pro-Huerta, de la mano del INTA, ha sido la mayor herramienta que hemos podido darle a cada uno de los huerteros, técnicos y promotores del país. Supimos construir una alianza estratégica desde dos miradas: la mirada de la tecnología puesta al servicio de la gente y la mirada de los derechos para cada uno de ellos con la diversidad y calidad de nuestro territorio”.

Las acciones que se realizan incluyen la dinamización de redes sociales, la capacitación de promotores voluntarios y la población involucrada, la asistencia técnica, el acompañamiento sistemático de emprendimientos y la provisión de semillas y planteles de granja.

Una marca Como parte de los festejos por los 20 años, Citadini adelantó que “se trabaja en implementar la marca Pro-Huerta como una forma de acompañar los productos que producen quienes pertenecen al programa. Será una forma de identificar el origen de lo que ellos elaboran”.

Y habrá más: “En esta línea estamos por crear el sello de conformidad de producción agroecológica que certificará las buenas huertas, aquellas que hacen bien el trabajo cotidiano. Si bien será un reconocimiento honorífico es un buen aliciente que permitirá al huertero ganar en confianza y seguir con más orgullo su labor”.

Alegría La coordinación nacional prevé diversas actividades programadas -la central será el 12 de septiembre en la ciudad de Santiago del Estero- de las que, entre otras, se destaca una muestra itinerante de fotografías, capacitaciones y encuentros con promotores, concursos de huertas y granjas escolares como espacio aprendizaje.

David Arias Paz -coordinador del Pro-Huerta en Santiago del Estero- sintetizó: “Hoy en la provincia son más de 22.000 las huertas que se encuentran a lo largo de todo el territorio, y lo más importante es la articulación que estas acciones tiene con los distintos programas del INTA”.

También puede interesarte