6

6 de septiembre de 2011

“La Argentina superará las 160 M de toneladas”


Así lo afirmó la presidenta Cristina Fernández durante la presentación de las conclusiones del PEA 2010-20 en Tecnópolis –Buenos Aires–, del cual el INTA es uno de los brazos ejecutores.

“La Argentina superará las 160 M de toneladas”

“La ciencia, la tecnología y la industrialización son la clave del desarrollo de la Argentina junto a los cuerpos técnicos del Estado como el SENASA y el INTA que son grandes colaboradores del sector”, dijo la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, en la presentación de los principales resultados en el primer año de trabajo del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo Federal (PEA 2010-2020). En este marco destacó: ”La Argentina superará las 160 millones de toneladas”.

“El INTA juega un rol estratégico en la revolución agroalimentaria del país. Esto nos permitirá contar para el final de la década con una producción cercana a los 160 millones de toneladas de cereales y oleaginosas y nos posicionará como líderes capaces de generar alimentos para 650 millones de habitantes”, expresó el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, quien estuvo acompañado por Carlos Casamiquela, Luis Basterra y Eliseo Monti –presidente, vicepresidente y director nacional del INTA, respectivamente– durante la presentación del documento elaborado por técnicos del instituto sobre los techos productivos sustentables de las cadenas agroalimentarias y agroindustriales.

Según el informe, la producción de granos pasará de las actuales 100 millones  de toneladas a casi 130 M en 2016 y a 157 M para 2020. Estos objetivos productivos en las principales cadenas se lograrán en la medida en que se incorporen nuevas tecnologías.

“Desde el INTA, nos enfocamos en la incorporación de tecnología y conocimiento para el crecimiento del sector. Se debe resaltar que del 70 al 80% del producto final se atribuye a la incorporación de adelantos técnicos”, aseguró el presidente del INTA.

En referencia al papel institucional en la implementación de este plan, Casamiquela explicó que el organismo “está fuertemente comprometido y tiene un rol de alta responsabilidad en la ejecución del PEA para la próxima década. Participará activamente desde la innovación, la creación de nuevas tecnologías y el agregado de valor”.

"Del 70 al 80% del producto final se atribuye a la incorporación de adelantos técnicos”, aseguró el presidente del INTA, Carlos Casamiquela.

“Estamos capacitados para aumentar la producción de granos –cereales y oleaginosas– en 57 millones de toneladas para la próxima década, además de hortalizas, algodón, lácteos, forestales –producción de madera y recuperación de bosques nativos– y en el consumo de carne cerdo y pollo”, detalló Casamiquela, quien además precisó que estas metas son “fundamentales para el fortalecimiento de las economías regionales”.

El documento advierte un incremento de la superficie sembrada para la próxima década que alcanzará las 41,9 millones de hectáreas, mientras que las cosechadas ascenderán a las 38,4 millones de hectáreas.

En cuanto a la producción de carne, los especialistas aseguran que aumentará un 50% para 2016. Las proyecciones afirman un incremento del consumo total de 12% hasta alcanzar  los 112,7 kilos por habitante por año. La productividad en el sector lechero aumentará un 29% para 2020.

En el trabajo se identificaron los problemas y oportunidades de más 26 complejos productivos que implican más de 100 cadenas de producción para brindar una solución integrada a sus objetivos de competitividad, sustentabilidad ambiental y equidad social.

Un plan con el aporte de todos

El PEA 2016-20 se creó en mayo de 2010 con el objetivo de generar una visión compartida de futuro para el sector agroalimentario y agroindustrial, con aporte de todos los actores que lo integran. Se trata de un proyecto nacional orientador de esfuerzos, recursos y acciones prioritarias para la próxima década

De su elaboración participaron más de 100 profesionales de INTA, 40 universidades nacionales, cámaras empresarias, las provincias, organizaciones rurales y sociales y Senasa.