0

2 de abril de 2019

Ingeniería rural: dos desarrollos del INTA, con patente internacional


Un sistema que optimiza la distribución de semillas y fertilizantes durante la siembra ––denominado Facón– y un escarificador para labranza profunda y fertilización localizadas fueron patentadas en Brasil y Estados Unidos, respectivamente. El alcance del logro y los beneficios que implica.

Ingeniería rural: dos desarrollos del INTA, con patente internacional

Obtenidos por el Laboratorio de Terramecánica e Implantación de Cultivos del Instituto de Ingeniería Rural (IIR) del INTA Castelar, un subsolador para labranza profunda en franjas un sistema que optimiza la distribución de semillas y fertilizantes durante la siembra –llamado Facón– recibieron las patentes internacionales en Estados Unidos y Brasil, respectivamente. El alcance del logro y los beneficios que implica.

Para Omar Tesouro, responsable del Laboratorio del IIR del INTA Castelar, “el otorgamiento de las patentes a estos logros ubica al INTA en un lugar de privilegio en materia de nuevas tecnologías de cultivos”.

Es que, de acuerdo con el especialista, “se posiciona como manejo alternativo que logran un sustancial ahorro de energía con la consecuente reducción de los costos operativos, manteniendo elevados rendimientos del cultivo y superando la rentabilidad obtenida con el sistema tradicional”.

Asimismo, agregó: “Por otro lado, tanto técnica como económicamente, permite que los pequeños productores puedan adoptar estas tecnologías”.

Por su parte, Juan Pablo D’Amico, investigador del IIR Del INTA Castelar, consideró “estratégico” para el INTA la protección de la propiedad intelectual de sus desarrollos. “En primer término, una patente le permite a la institución entablar el proceso de transferencia de tecnología o generar alianzas para desarrollos conjuntos con el sector privado”, señaló.

Y agregó: “El otorgamiento de patentes al INTA por parte de países centrales, posiciona al país en sus mercados, prestigia a la institución y a los técnicos involucrados.”

Las innovaciones en sembradoras directas presentan una alta importancia en los sistemas productivos de la Argentina.

Dos desarrollos innovadores, patentados

El subsolador para labranza profunda en franjas prevé que en su composición final posea tres sistemas independientes: el conjunto escarificador, el accesorio para labranza secundaria y el accesorio fertilizador.

De acuerdo con Tesouro, “el novedoso ordenamiento espacial de los cuatro órganos escarificadores, a tres diferentes profundidades, posibilita una adecuada remoción del suelo e incrementa entre un 60 y un 70 % la eficiencia energética de la labor, respecto de la obtenida con las máquinas utilizadas en el área cañera”.

Este sistema de manejo alternativo reemplaza cuatro labores durante la implantación de la caña, lo que permite lograr una reducción en el consumo de combustible de 45 L/ha. Además, evita realizar dos labores que se efectúan anualmente a lo largo del ciclo del cultivo, ahorrándose otros 18 L/ha de combustible.

Entre los beneficios que aporta esta herramienta, Tesouro señaló que “al no disturbar los entresurcos, se obtienen mejores condiciones de piso y se reduce el efecto dañino del tránsito de la maquinaria que ocurre con la tecnología actual, en la que se rotura la totalidad de la superficie de cultivo”.

“Debido al sustancial ahorro de energía del sistema propuesto los costos operativos se reducen significativamente, incrementando el margen bruto del cultivo en aproximadamente un 15 % respecto del obtenido con el manejo convencional”, especificó.

Además, agregó: “Si bien esta herramienta fue diseñada para el cultivo de caña en cualquier tipo de suelo, puede adaptarse fácilmente a otros cultivos industriales”.

Para Enrique Fernández de Ullivarri, especialista en caña de azúcar del INTA Famaillá, Tucumán y quién condujo el ensayo desde su inicio, “este nuevo sistema de manejo se presenta como promisorio ya que, con menor complejidad operativa, logra mantener elevados rendimientos y superar la rentabilidad obtenida con el sistema tradicional”.

Y agregó: “La menor cantidad de labores y el hecho de poder realizarlas con tractores de baja potencia, hacen factible que también los pequeños productores puedan adoptar esta tecnología”.

Por su parte, el Facón es un dispositivo totalmente mecánico que compensa las variaciones de tensión que se generan en los resortes cuando estos se estiran o se contraen. En consecuencia, se consigue que la carga aplicada sobre el tren de distribución de semillas en máquinas sembradoras y fertilizadoras, permanezca prácticamente constante independientemente de la posición que éste tenga en un determinado momento.

“Este diseño se destaca por su simplicidad”, reconoció D’Amico, al tiempo que detalló: “Desde el punto de vista constructivo se siguió el criterio geométrico de un sistema mecánico de resortes, que consigue una transferencia de carga constante a los cuerpos de siembra, sin necesidad de aplicar mecanismos complejos”.

El técnico puntualizó que este logro permitirá una mayor eficiencia y uniformidad de implantación, especialmente bajo condiciones difíciles, como elevada irregularidad del microrrelieve y abundante cobertura de rastrojo. “El dispositivo, que podrá utilizarse en máquinas para siembra fina y gruesa, se instala en los trenes de distribución de semillas y fertilizantes”, dijo.

Esta tecnología presenta características únicas en el país. “Las innovaciones en sembradoras directas presentan una alta importancia en los sistemas productivos de la Argentina, ya que caracterizan nuestra producción. Este tipo de desarrollos son los que permiten mantener un liderazgo internacional en la temática”, explicó D’Amico.