0

16 de noviembre de 2018

Cuatro destinos para disfrutar el fin de semana largo


Espacios verdes cargados de naturaleza, historia y tradición, con opciones gastronómicas y culturales son algunas de las actividades que ofrecen los emprendimientos Oliveros en Red, Las Cortaderas II, Jaaukanigás y Huellas de Montiel.

Cuatro destinos para disfrutar el fin de semana largo

Más de 700 familias organizadas en 105 experiencias de Turismo Rural en todo el país, desde Tierra del Fuego hasta La Quiaca, ofrecen bienes y servicios complementarios a la agricultura familiar. Los técnicos del INTA acompañan esta red enlazada por la producción artesanal, el agregado de valor y la valorización de los recursos naturales y culturales para ofrecer servicios de hotelería, gastronomía y actividades recreativas.

A días de que comience uno de los últimos fines de semana largo del año, se destacan cuatro propuestas dentro de un abanico de opciones: Oliveros en Red, Las Cortaderas II, Jaaukanigás y Huellas de Montiel.

A tan sólo 40 kilómetros de la ciudad santafesina de Rosario y a orillas del río Carcarañá, que bordea todo el pueblo desde Villa La Ribera hasta su desembocadura en Puerto Gaboto, se ubica la localidad de Oliveros con el emprendimiento comunitario Oliveros en Red.

Una propuesta que se desarrolla en un terreno rodeado de bellezas naturales que ofrece a los visitantes diversos espacios verdes, productos artesanales, visitas a experiencias de producción de alimentos agroecológicos y festivales y peñas, entre otras actividades.

Conformado por 20 instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil que se unieron para diversificar y ampliar la oferta local, además de fomentar el turismo desde un enfoque comunitario y sustentable potenciando las características naturales del lugar.

Por su parte, Las Cortaderas II reúne a seis productores de la localidad bonaerense de Coronel Suárez que ofrecen una gastronomía típica de descendientes de alemanes del Volga y comida ítalo argentina, alojamiento, turismo cultural, visitas guiadas y una granja educativa.

Agrupados desde 2003, desarrollan una alternativa a la actividad agropecuaria que, hasta el momento, era su principal fuente de ingresos. Al diversificar la producción mediante el agregado de valor a sus productos y la creación de servicios turísticos, lograron aumentar su capacidad productiva, económica, social y cultural.

El grupo de Cambio Rural Turismo Rural Tandil ofrece a los turistas productos regionales, alojamiento y gastronomía de alta calidad.

Jaaukanigás significa en lengua indígena de los Abipones “gente del agua” y dio nombre a esta experiencia de emprendedores de Las Toscas, Santa Fe. La propuesta pondera la gran biodiversidad de la zona con paseos por lagunas, estanques y pantanos.

Además, ofrecen un circuito turístico con recorridos guiados por monumentos históricos, cicloturismo, gastronomía y actividades como la pesca deportiva.

Jaaukanigás, declarada Sitio RAMSAR en 2001, tiene una superficie estimada de 492 mil hectáreas constituida por el río Paraná, sus brazos o riachos, lagunas bañados y esteros. Su fauna incluye 250 especies de peces, 36 de anfibios, 46 de reptiles, también habitan 68 especies de mamíferos.

Además, hay más de 304 especies de aves que hacen de este humedal uno de los más diversos y ricos del país.

Un grupo de Huellas de Montiel está conformado por nueve productores de Villaguay y Villa Domínguez en Entre Ríos que ofrecen un circuito por el corazón de la provincia para visitar a emprendimientos productivos en los que se puede  saborear la miel, los higos, los duraznos y las nueces más ricas, visitar un almacén de campo, descubrir las huellas de la inmigración y las colonias, visitar sitios históricos y disfrutar del monte y el río a través de cabalgatas, senderismo y birdwatching.

Se trata de distintos emprendimientos familiares como “Caracú Entrerriano” (producción ovina), “La Piara” (Producción porcina), “Villaguay Crece” (producción apícola) y “El Algarrobo” (producción hortícola) que interactúan para poder ofrecer mayor cantidad y calidad de servicios a los turistas que visitan la región, diversidad de alternativas ancladas en la producción local y el contacto directo con los productores.