0

26 de septiembre de 2018

Alma Rural en el Mercado del Patio, dos marcas con sello del INTA


En un proyecto que recibió la asistencia técnica de la Fundación ArgenINTA, el característico Patio de la Madera de Rosario se transformó en un destacado paseo gastronómico. Allí también nació Alma Rural, un almacén creado por el instituto para emprendedores familiares.

Alma Rural en el Mercado del Patio, dos marcas con sello del INTA

En una iniciativa del municipio y del gobierno santafesino que recibió el asesoramiento técnico de la Fundación ArgenINTA, el característico Patio de la Madera ubicado en Rosario se transformó en un notable paseo gastronómico para la ciudad. Allí, el INTA –con el apoyo de la Fundación ArgenINTA y de INTEA SA– abrió el primer almacén dedicado a la comercialización de más de 700 alimentos elaborados por emprendedores de pequeña y mediana escala. Un balance del primer año.

Hugo García, director ejecutivo de la Fundación ArgenINTA, celebró el primer aniversario del almacén Alma Rural y señaló que, a un año de su apertura, “la iniciativa se convirtió en una herramienta transversal para favorecer el desarrollo productivo, comercial y sociocultural de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs) de todo el país”.

Además, destacó que este canal de comercialización “contribuye a la inserción de productos agroalimentarios en espacios específicos que ponen en valor caracteres de identidad, sustentabilidad y calidad y, a su vez, que permiten achicar el recorrido realizado por los alimentos desde el campo a la mesa”.

En este contexto, resaltó la importancia del trabajo realizado junto con la Municipalidad de Rosario y el gobierno provincial, que permitió la recuperación del Patio de la Madera y su resignificación en un lugar donde compartir sabores y experiencias, con potencial turístico.

“El objetivo primario fue crear un mercado minorista de cadena corta, donde las organizaciones de productores santafesinos puedan comercializar sus productos en forma directa, y, al mismo tiempo, generar un paseo gastronómico de vanguardia para los rosarinos y para el turismo que visita la ciudad”, argumentó García.

El proyecto, que hizo posible la transformación del Patio de la Madera en el Mercado del Patio, fue liderado por la Municipalidad de Rosario, con la asistencia técnica de la Fundación ArgenINTA y el apoyo económico del gobierno de Santa Fe para la recuperación edilicia de los pabellones.

“La Fundación trabajó durante un año con los distintos equipos técnicos en el diseño de la identidad del mercado, el mix comercial y la estrategia para contactar a los productores”, describió el director ejecutivo de la Fundación ArgenINTA.

La mirada federal, propia de la presencia del instituto en todas las regiones del país, enriquece la propuesta de Alma Rural con una gran diversidad de alimentos regionales.

El almacén del INTA

La mirada federal, propia de la presencia del instituto en todas las regiones del país, llega al Mercado del Patio y enriquece la propuesta de Alma Rural, un almacén que ofrece una gran diversidad de alimentos regionales. En todos los casos, el objetivo es que, además del producto en sí mismo, el consumidor pueda llevarse la historia de dónde, cómo, cuándo y quién lo elaboró.

De acuerdo con García, “Alma Rural busca continuamente explorar la diversidad productiva para propiciar las economías regionales y el ofrecimiento integral y exclusivo de productos con identidad rural en los centros urbanos de consumo”.

En este sentido, explicó: “Para que los productos regionales formen parte de la gastronomía son necesarios centros de comercialización como el Mercado del Patio y comercios como Alma Rural, donde los chef, cocineros y amas de casa puedan encontrarlos en forma cotidiana”.

Entre las múltiples opciones, en el almacén se pueden conseguir vinos Nedelton que, oriundos de San Rafael –Mendoza–, muestran el sabor de un terroir caracterizado por la amplitud térmica, la calidad de su gente y el agua de la Cordillera de los Andes. Con sus versiones malbec, cabernet sauvignon, y moscatel en el almacén, la empresa pudo incrementar sus ventas en un 15 % en la provincia de Santa Fe.

García: “El objetivo primario fue crear un mercado minorista de cadena corta, donde las organizaciones de productores santafesinos puedan comercializar sus productos en forma directa”.

Para el mate, quien visite el almacén puede adquirir un paquete de yerba mate con palo de la marca Indio, producida por una pequeña empresa familiar de la zona de Oberá –Misiones– a partir del sistema Barbacuá utilizado por los Jesuitas desde hace 400 años. Además de no utilizar insumos artificiales, la yerba tiene un estacionamiento natural de hasta dos años y utiliza un packaging de papel ecológico que se elabora con papel reciclado y se estampa con tintas biodegradables.

De la mano de Fecoagro que reúne a 30 cooperativas, ubicada en San Juan, más 600 familias hacen llegar productos como salsa de tomate, aceitunas, mermeladas, dulces, frutos secos, quesos de cabra, almíbares, tomates deshidratados, entre otros.

Por último, García remarcó que la propuesta de Alma Rural profundiza la acción del programa Del Territorio al Plato, también llevado adelante por el INTA y la Fundación ArgenINTA. “Buscamos valorizar los alimentos a través de la gastronomía de las distintas regiones del país y, así, aumentar la demanda de productos regionales primarios y elaborados mediante un mayor conocimiento de sus características y de sus formas de utilización”, detalló.