0

18 de septiembre de 2018

Agua segura para más de 1700 pobladores rurales de Salta


El Proyecto Agua Segura junto con el INTA instaló filtros para el tratamiento de agua en comunidades vulnerables de la localidad de Morillo y realizó un intercambio educativo sobre los hábitos saludables para la prevención de enfermedades.

Agua segura para más de 1700 pobladores rurales de Salta

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año hay 1.500 millones de personas afectadas por enfermedades transmitidas por el agua y un niño muere cada 90 segundos por esta misma razón. En la Argentina, cerca del 16 % de la población no tiene acceso a agua segura, lo que implica que 6,7 millones de personas beben agua directamente de pozos, ríos o arroyos sin ningún tipo de tratamiento.

En este contexto, se firmó un convenio de cooperación que habilita la instalación de filtros para el tratamiento de agua en una escuela rural y en dos puestos sanitarios en zonas vulnerables de la localidad salteña de Morillo, específicamente en los parajes de La Entrada y Pluma de Pato. Además, se brindaron talleres de intercambio educativo sobre hábitos de higiene saludables y cuidado del agua. El logro beneficia a más de 1700 pobladores de la localidad de Morillo.

Jose Minetti, director regional del INTA Salta-Jujuy, señaló: “Desde hace varios años el Inta viene trabajando en la temática del agua en las comunidades del Chaco Salteño, promocionando diferentes tecnologías de cosecha de agua, perforaciones, tecnologías tanto para la producción como para el consumo de las familias”.

En este sentido, agregó que “la articulación con Agua Segura complementa este trabajo, ya que permite avanzar hacia la potabilidad del agua, permitiendo que numerosas familias del Chaco Salteño cuenten con agua segura”.

Por su parte, Lia Renzini –directora de programas de la empresa social Proyecto Agua Segura– reconoció que “estos avances generan un impacto inmediato en la calidad de vida de muchas familias” y, en este sentido, destacó la importancia del acompañamiento del proyecto: “Sabemos que no podemos trabajar solos porque el acceso al agua segura necesita del aporte de mucha gente para que se transforme en una mejora más profunda”.

Asimismo, aseguró: “Confiamos en el intercambio educativo como una herramienta muy potente para que el cuidado del agua y los hábitos saludables sean un aprendizaje que pase de generación en generación”.

La propuesta fue del Ministerio de Primera Infancia de Salta y el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación quienes articularon con el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, la Secretaría de Agroindustria del Ministerio de Producción y Trabajo, y el INTA.

 Se instalaron filtros para el tratamiento de agua en una escuela rural y en dos puestos sanitarios en zonas vulnerables de la localidad salteña de Morillo.

Asegurar el agua, la meta

Desde 2015, el Proyecto Agua Segura trabaja con más de 674 escuelas y 1056 familias, a fin  de mejorar la calidad de vida de más de 60 mil niños, niñas y adolescentes de 21 provincias argentinas.

Se trata de una empresa social que acerca soluciones concretas ante la crisis del agua mediante la implementación de tecnologías innovadoras e intercambio educativo. Quienes forman parte del proyecto creen en el trabajo en red entre el sector público, privado y organizaciones de la sociedad civil para contribuir al desarrollo de comunidades sostenibles.

Afrontan diversas dificultades que van desde el agua sin tratamiento y dificultades de acceso, hasta la falta de información sobre temas relacionados a higiene y sanidad. Por eso, diseñan los programas acorde a cada necesidad, desde un abordaje integral y comunitario, conjuntamente con los referentes locales.