0

26 de abril de 2017

Frutales de pepita: nuevo prototipo para una producción más eficiente


El INTA Alto Valle presentó un mapeador de rendimiento que refleja la variabilidad espacial y temporal de una parcela. Su incorporación permite reducir el uso de insumos, disminuye costos y mitiga el impacto ambiental.

Frutales de pepita: nuevo prototipo para una producción más eficiente

La población mundial se incrementará sustancialmente en las próximas décadas, pero poco se habla de la limitada disponibilidad de trabajadores para las operaciones manuales rurales. Entonces, habrá que producir más alimentos de calidad con menos recursos humanos.

Para disipar esta limitante, los técnicos del INTA Alto Valle, Río Negro trabajan sobre la mecanización de las tareas en fruticultura, para lo cual desarrollaron un prototipo que mapea los rendimientos de los frutales y permite maximizar la productividad. Este será uno de los temas que se difundirán en Curso Internacional de Fruticultura de Precisión que se dictará en General Roca, Río Negro, del 9 al 11 de mayo.

Carlos Magdalena –especialista en manejo mecanizado de cultivos frutícolas del INTA Alto Valle–, destacó el potencial de mapear, en forma generalizada, las diferentes parcelas productivas: “Esto implicaría un cambio de paradigma para el futuro del cultivo de peras y manzanas”.

En este sentido, el especialista consideró al mapeo de rendimientos como “una pieza clave” de la agricultura de precisión muy utilizado en cultivos extensivos pero engorroso y poco preciso en cultivos frutales. Esto se debe a la falta de monitores automáticos para la cosecha, por hacerse de forma manual.

Para resolver este obstáculo, se desarrolló un prototipo de mapeador que permite determinar tanto la variabilidad espacial y temporal, como sus causas. Algunas de ellas se relacionan con la estructura física del suelo, el sentido del riego o la presencia de alamedas, o bien la fertilización, la presencia de malezas o el raleo de frutos.

En este sentido, Magdalena consideró “altamente recomendable” la implementación del manejo por ambientes para maximizar la producción, porque de esto dependerán las prácticas de manejo aplicadas.

Los técnicos del INTA desarrollaron un prototipo de mapeador que permite determinar tanto la variabilidad espacial y temporal, como sus causas.

Fruticultura de precisión: el desafío está en marcha

Debemos estar preparados para un mundo en el que la tecnología, el conocimiento y la sustentabilidad marcarán las pequeñas diferencias competitivas que permitirán mantener a la fruticultura argentina en los mercados internacionales más exigentes”, aseguró Magdalena.

“El gran desafío de ahora en más –agregó– para seguir siendo competitivos, es la incorporación de tecnología, con el fin de dar un salto cualitativo y aportar un valor agregado a través del conocimiento, la innovación y el desarrollo tecnológico”.

Para Magdalena, la fruticultura de precisión permitirá mejorar la calidad de la producción, hacer más eficiente el uso de los recursos y mejorar la calidad de vida del medio rural. “Pero, además, se podrá cumplimentar los requisitos de trazabilidad exigidos por los mercados compradores, cada vez más exigentes”, subrayó.

Entre las diversas tecnologías disponibles en la actualidad, el técnico destacó las comunicaciones, la ingeniería del software y la electrónica por “estar al alcance de todos, ser de uso cotidiano y muy útiles para la toma de decisiones”.

“Estas nuevas herramientas cambiaron nuestra forma de hacer y pensar”, aseguró Magdalena, quien –además– vaticinó: “Guiarán los próximos tiempos”. De allí la importancia de capacitar a las futuras generaciones de profesionales y productores para no perder éstas nuevas oportunidades.

Precisos y capacitados

Organizado por el INTA Alto Valle, se realizará –del 9 al 11 de mayo– el “Curso Internacional de Fruticultura de Precisión: Innovación en Mecanización” en General Roca, Río Negro.

Los interesados podrán participar de dos jornadas de conferencias y una tercera a campo con demostraciones estáticas y dinámicas de maquinaria y tecnología innovadora. Se podrán observar máquinas en movimiento, robótica, drones, servicios para la fruticultura de precisión, trazabilidad y otros.

 


Entrevista a Carlos Magdalena, especialista en manejo mecanizado de cultivos frutícolas del INTA Alto Valle (Río Negro).