1

10 de junio de 2016

Macri anunció inversiones desde una estación del INTA


El presidente de la Nación eligió la Estación Experimental de Concordia para anunciar un acuerdo entre el instituto y Coca Cola, que acompaña la decisión de la empresa de triplicar la compra de jugo concentrado de naranja. Estuvieron Ricardo Buryaile y Amadeo Nicora.

Macri anunció inversiones desde una estación del INTA

Con una superficie de 130.000 hectáreas en el país, la citricultura motoriza el desarrollo del NEA, donde Entre Ríos y Corrientes concentran el 75 % de la producción de naranjas y mandarinas. Debido a este potencial, el presidente Mauricio Macri eligió la sede del INTA Concordia –Entre Ríos– para anunciar la celebración de un acuerdo entre el instituto y Coca Cola, que acompaña la decisión de la firma de triplicar la compra de jugo concentrado de naranja hasta el 2025. Actualmente, adquiere 6.000 toneladas por año y estima alcanzar las 18.000 toneladas en los próximos nueve años.

En línea con esta demanda productiva, el INTA promueve la adopción de buenas prácticas y realiza ensayos para seleccionar variedades afines a la agroindustria. Del acto, participaron Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria de la Nación; Michel Davidovich, gerente general de Coca Cola para Argentina, Paraguay y Uruguay; Gustavo Bordet, gobernador de la provincia de Entre Ríos; Amadeo Nicora, presidente del instituto, entre otras autoridades.

Para Macri, esta inversión demuestra que “Coca Cola confía en nuestra inteligencia, en nuestro conocimiento y que quiere trabajar con nuestros técnicos del INTA, quienes son respetados mundialmente”.

En esa línea, remarcó que su presencia en el INTA Concordia es una muestra “para que todos entendamos que somos valiosos y creamos en nuestras verdaderas capacidades”. Y continuó: “Esta inversión va a requerir de muchos concordienses, entrerrianos, correntinos y argentinos trabajando para cubrir estas demandas adicionales”.

En el mismo sentido, Buryaile afirmó que “la investigación y el trabajo conjunto público-privado va dando sus frutos en el desarrollo federal y regional”. El ministro continuó: “En estos seis meses de gestión, recorrimos la mayoría de las provincias analizando la realidad y proyectando las oportunidades productivas, comerciales y tecnológicas de cada una”.

A su turno, Nicora agradeció el compromiso del presidente que está en línea con la propuesta de agregado de valor encabezada desde el Ministerio de Agroindustria. “Realmente es un momento histórico para la gente de INTA y para esta experimental que lleva 104 años en el país”, señaló.

“Tenemos que estar contentos y agradecidos, porque una vez más, como hace 70 años, Coca Cola vuelve a confiar en los argentinos”, aseguró Macri, tras recibir la distinción que lo declaraba Huésped de Honor de la provincia de Entre Ríos.

Nicora: “Realmente es un momento histórico para la gente de INTA y para esta experimental que lleva 104 años en el país”.

Articulación público-privada

Con el acuerdo anunciado, Coca Cola triplicará la demanda de jugo concentrado de naranja para el mercado doméstico hasta el 2025. Además, la empresa compra a industrias locales jugos de limones, pomelos, manzanas, uvas, peras y duraznos que se producen en el NEA, NOA, Alto Valle y Cuyo. En total, el año pasado adquirió 42.000 toneladas de esos productos, cuyo 82 % se destinó a exportación para producir bases de distintas bebidas en 21 países.

“Con el compromiso que tenemos con el país, queremos hacer esta inversión, triplicar las compras y trabajar junto con INTA para mejorar la productividad y la tecnología, lo que permitirá tener jugo de naranja de cada vez más alta calidad para el mercado argentino”, aseguró Michel Davidovich, gerente general de Coca Cola para Argentina, Paraguay y Uruguay.

“Creemos que el INTA es altamente calificado y está capacitado para hacer este trabajo”, sostuvo y anticipó una buena proyección para el sector. “El mercado de jugos viene creciendo mucho en los últimos años y va a seguir creciendo; el consumidor cada vez quiere consumir más productos con jugo y, por eso, vamos a seguir en esta dirección”, consideró.

Asimismo, Francisco Do Pico, director de Coca Cola Argentina, explicó que “el objetivo principal del trabajo es producir naranjas para industria que tengan un dulzor más alto del que hay actualmente en el mercado”.

En esa línea, expresó: “Transformar naranjas en jugo es agregar valor y eso lo estamos haciendo localmente en dos industrias de Concordia, como así también con otros jugueros de Misiones y de Jujuy”. Y añadió: “Estamos invirtiendo y eso genera un efecto positivo en la economía local y valor agregado sobre la producción agrícola primaria”.

El director reconoció la cobertura territorial del organismo dependiente del Ministerio de Agroindustria de la Nación, así como su potencial de investigación y desarrollo, por lo cual dijo: “No descartamos también poder trabajar con el INTA en otras localidades del país”.

Con 130.000 hectáreas, la citricultura motoriza el desarrollo del NEA, donde Entre Ríos y Corrientes concentran el 75 % de la producción de naranjas y mandarinas.

Con enfoque territorial

“Es un acuerdo que considero clave y fundacional para una nueva etapa del INTA en el territorio, sobre todo, en su carácter de proveer tecnología; en este caso, tenemos que adaptar tecnología para la producción específica de jugo de citrus”, ponderó Oscar Valentinuz, director del Centro Regional Entre Ríos.

En esta línea, explicó que este acuerdo presenta “el desafío de generar tecnología que posibilite la producción de fruta de calidad, en cantidad y en oferta durante todo el año, con las características que la industria requiere” y resaltó las potencialidades del INTA para contribuir a estos procesos desde la investigación y la extensión.

“Por un lado, está el trabajo en mejoramiento genético, asociado con el banco de germoplasma y las variedades que tenemos y, por otro lado, el manejo del monte frutal”, indicó Valentinuz. “En Concordia, tenemos disponible un banco de germoplasma del que podemos seleccionar las mejores variedades, con los mejores atributos para la producción, y generar una combinación de las tecnologías que permita alcanzar los tres componentes de cantidad, calidad y oferta durante todo el año de fruta”, agregó.

Además, el especialista destacó la participación de los productores de pequeña escala en el sector citrícola. “Esta zona de Concordia y también la de Corrientes tiene la característica de que hay muchos pequeños productores; se trata de una producción que tiene un fuerte impacto en lo social y en lo económico de la región”, comentó.

Valentinuz: “En Concordia, tenemos disponible un banco de germoplasma del que podemos seleccionar las mejores variedades, con los mejores atributos”.

Deseadas por naturaleza

“Nuestros cítricos siempre han sido ponderados por dos características fundamentales: el color de la cáscara y el jugo y el equilibrio que hay entre la acidez y el dulzor”, apuntó Guillermo Meier, director de INTA Concordia. “Esto hace que nuestras frutas sean muy características, particulares y deseables para el consumidor”, agregó.

En cuanto a las líneas de trabajo, Meier explicó que comprenden “desde la producción de germoplasma, o sea semillas para los viveros y yemas que generan las plantas, hasta el fin de la cadena”. Y detalló que “dentro de esa gama, se trabajan cuestiones de manejo, sanidad comercialización y análisis de mercado”.

Respecto del acuerdo, destacó su importancia, ya que “revaloriza la citricultura de nuestra región en el sentido de que permite pensarla hacia adelante”. Y explicó: “Dado que esta región se caracteriza por producir cítricos dulces para el consumo en fresco, este acuerdo nos plantea la alternativa de diversificar el consumo en fresco hacia una producción para industria”.

El director del INTA Concordia señaló el compromiso del instituto en la iniciativa que tiene el apoyo del gobierno nacional. “Esto requiere un rediseño tecnológico para que esa producción pueda ser viable, rentable y reúna los estándares de calidad que la industria necesita”, agregó.

Citricultura en detalle

De acuerdo con informes del INTA, a escala mundial, la Argentina se posiciona como el primer país exportador mundial de limones y peras, segundo de aceitunas en conserva, tercero de ciruelas desecadas y quinto productor de vino.

En el país, la actividad frutícola abarca una superficie cultivada de alrededor de 580.000 hectáreas, reunidas gracias al trabajo de 70.000 explotaciones agropecuarias. Esto representa un total de 250.000 personas empleadas, a lo largo de la cadena que incluye producción primaria, agroindustria y servicios.

Por su parte, la producción de fruta fresca ronda los 6,5 millones de toneladas anuales y el mercado interno consume cerca del 20 % del total. Según datos del Senasa, en 2015 se exportaron alrededor de 790.000 toneladas de fruta empacada.

En cuanto a la citricultura, este sector comprende unas 130.000 hectáreas en producción. La zona del NOA reúne la mayor parte del cultivo de limón, mientras que en el NEA predomina la producción de cítricos dulces, como naranjas y mandarinas. En particular, Entre Ríos y Corrientes concentran el 75 % del total.

En tanto, la industria del jugo requiere variedades de alto rendimiento de azúcares, menor costo de producción por hectárea, altos rendimientos e inocuidad de la materia prima.