0

16 de marzo de 2016

Dohne Merino: una década de posicionamiento diferenciado


Introducida al país por el INTA, esta raza ovina doble propósito se destaca por sus atributos cárnicos y la finura de sus lanas. Además, presenta buena adaptación climática y alta tasa de crecimiento. Todo el conocimiento del sector en las jornadas del 18 y 19 de marzo en Trelew, Chubut.

Dohne Merino: una década de posicionamiento diferenciado

Desarrollada en Sudáfrica en 1939 como resultado de la cruza de ovejas Merino Peppin y carneros Merino Alemán de Carne, la raza Dohne Merino fue introducida al país hace una década por el INTA Chubut a partir de la importación de embriones. Desde ese entonces, la raza doble propósito se convirtió en una alternativa para los productores que querían obtener carne y lana de alta calidad. Los técnicos compartirán todo el conocimiento en las jornadas del 18 y 19 de marzo en Trelew, Chubut.

Entre las bondades de la raza, Alejandro Vozzi –profesional en genética del INTA Chubut– destacó que se trata de una raza con buena adaptación a condiciones marginales de producción, alimenticias y climáticas.

Además, una buena habilidad materna de las ovejas Dohne Merino determina mayores índices de sobrevivencias al destete de los corderos, los cuales presentan altas tasas de crecimientos y excelente conformación carnicera. En consecuencia, al momento del destete, los corderos alcanzan 32 kilos de peso vivo en ambientes patagónicos con un peso promedio en ovejas adulto que varía entre 55 y 65 kilos.

Por su parte, la lana producida por estos animales es otra característica diferencial, ya que sus atributos de finura, color y estructura la posicionan por su calidad, con una valoración diferenciada en el mercado. Estos animales producen entre 3 y 6 kilogramos de lana Merino con una finura que oscila entre los 18 y 22 micrones.

De acuerdo con Carlos Cejas –productor ovino de la zona de Malaspina, al sureste de Chubut–, la Dohne Merino es “ideal para agrandar la hacienda” porque es un animal que crece bien y rápido. “Se logran corderos más grandes, bien carniceros, lo que permite una buena introducción de la carne en el circuito comercial local”, explicó.

“Además, –detalló Cejas– la raza posibilita la obtención de lana fina de buena calidad, lo que permite un ingreso de capital mayor por cada animal que se produce y, así, continuar con la inversión en animales para reposición”.

Esta raza doble propósito presenta buena adaptación climática y alta tasa de crecimiento, además se destaca por sus atributos cárnicos y la finura de sus lanas.

Genética registrada

La Asociación Argentina Criadores de Merino (AACM) es la responsable del control de los libros de genealogía y, al mismo tiempo, de la ejecución de los programas de mejora genética. En la actualidad, se encuentran inscriptas siete cabañas y la genética generada en estos establecimientos es utilizada en todo el país.

Todos los animales inscriptos en los libros genealógicos de la raza como puro de pedigree, además de poseer la información genealógica, son clasificados visualmente por un inspector habilitado y requieren de evaluación genética.

“Con esta metodología de trabajo se espera que los usuarios de esta genética tengan acceso a la información, lo que les permitirá realizar una selección más eficiente en sus planteles y maximizar las bondades de esta raza en esquemas de cruzamientos”, señaló Vozzi.

En la actualidad, todas las cabañas que participan del programa de mejora genética cuentan con información fenotípica y genética (DEPs e Índices) de todos los animales de su plantel, identificación de animales mejoradores, a partir de una evaluación genética inter rebaño e intra rebaño.

Además de la tendencia genética de cada plantel y de la población para cada característica evaluada e información genética y genealógica que a futuro permitirá vincular la evaluación genética nacional con otros países donde se crie la raza.

“Si bien el programa de mejora genética se encuentra en una etapa inicial –advirtió Vozzi– ya se dispone de aproximadamente 90 padres y de 1.400 animales con evaluación genética”.

El especialista del INTA, quien trabaja en la selección y multiplicación de ejemplares de la raza en distintos puntos del país, precisó que el INTA –mediante el Servicio Nacional de Evaluación Genética de Rumiantes Menores del Programa Ovino– evalúa y colabora con la Asociación Argentina Criadores de Merino en el desarrollo, implementación y difusión del programa de mejora genética.

Una característica diferencial del Dohne Merino, respecto a otras razas en la Argentina, es la posibilidad de que, aquellos animales provenientes de esquemas de absorción con planteles Merino Puro Registrado pueden ser incorporados al libro genealógico de la raza y ser considerados como Puros de Pedigree después de 3 generaciones de absorción, lo que se conoce como pedigree abierto.

En este sentido, Andrés Buffoni –jefe de Grupo de Ganadería Extensiva del INTA Chubut– remarcó: “Esto permite ampliar la base de selección –ya que animales genéticamente superiores con un estándar racial proveniente del esquema de absorción pueden incorporarse a los libros genealógicos y aumentar el número de madres en los planteles de cría”.

Buffoni ponderó el uso permanente de la información genética generada en los programas de mejoramiento genético, lo que sin duda determina que se mantengan los atributos de un doble propósito (carne y lana de calidad).

“Si la selección se realizara de manera subjetiva, con el tiempo podríamos volver a un animal especializado en la producción de lana o de carne, pero se perderían los atributos de un doble propósito”.

Dohne Merino en Trelew

Reunidos en la Sociedad Rural Valle del Chubut de la ciudad de Trelew, el 18 y 19 de marzo técnicos y especialistas del INTA y otros organismos afines compartirán todo el conocimiento obtenido tras una década de la raza Dohne Merino en la Argentina.

Entre las exposiciones se destacan las de Roberto Cardellino –profesional reconocido en el sector ovino mundial, actual consultor privado y que trabaja en la consolidación de la raza Dohne Merino en Uruguay–.

Asimismo, habrá dinámicas en las que los productores y profesionales podrán participar de un ejercicio de reconocimiento de la raza mediante una capacitación de sus principales criterios de clasificación.