0

12 de febrero de 2016

“El valor agregado es la herramienta para el desarrollo del país”


Lo dijo Amadeo Nicora, presidente del INTA, en su visita a los emprendimientos de valor agregado en origen que acompaña el INTA en Córdoba.

“El valor agregado es la herramienta para el desarrollo del país”

En la provincia de Córdoba, el INTA acompaña proyectos que buscan diferenciar y agregar valor en origen a los productos. Con el propósito de conocer algunos de los emprendimientos más destacados, las autoridades del INTA visitaron, en el primer día, las instalaciones de Geval S.A. –empresa que se dedica a la extrusión y prensado del poroto de soja– y del Instituto Técnico Agroindustrial (ITAI), ambos ubicados en la localidad de Monte Buey. Asimismo, en el segundo día, recorrieron Ovocor, la planta con equipamiento de última tecnología para la producción de huevo líquido homogeneizado y pasteurizado.

Durante el recorrido, Amadeo Nicora, presidente del INTA, expresó: “Queremos colocar al INTA en el camino del valor agregado como herramienta para el desarrollo del país”. En este sentido, destacó la importancia y el potencial de los emprendimientos que se desarrollan en Córdoba. “Hemos visto el trabajo asociado de grupos de productores decididos a encarar un proyecto de valor agregado donde, en distintas etapas, el INTA ha tenido algo que ver”.

“Venimos a esta región porque es una parte del  territorio donde se está dando en mayor medida la transformación de la producción primaria”, aseguró el presidente del INTA y agregó: “Nos hemos puesto en la tarea para que el INTA tenga una fuerte impronta de transformar industrialmente la producción”.

De acuerdo con Nicora, “la institución tiene la potencialidad de estar en todos los estratos productivos del país y brinda conocimiento de manera específica y de acuerdo a lo que necesitan, sea un productor de pequeña, mediana o gran escala”.

En un mundo donde lo agropecuario tiene un escenario muy cambiante y, con la misión de trabajar fuertemente en la agregación de valor, en la transformación de la producción primaria, para que la Argentina sea el supermercado del mundo, expresó: “En el INTA, nos estamos dando una instancia de reflexión para ver de qué manera organizamos la extensión, con el foco puesto en el concepto de industrialización de la producción”.

En la visita, Nicora destacó el prestigio y reconocimiento que tiene el INTA a nivel mundial al ser una de las pocas instituciones en el mundo que concentra generación de conocimiento y extensión en un solo ámbito y aseguró que ese potencial no se va a perder. En este sentido, señaló: “Esto hace que la institución sea muy particular y los desafíos para el futuro son muy grandes”.

Asimismo, Mariano Bosch, vicepresidente del organismo, aseguró que “el sistema agroindustrial argentino tiene que convertirse en la palanca del progreso porque sin esta integración el agregado de valor se torna difícil”.

“Queremos ver cómo replicar en el resto del país las experiencias que se llevan adelante en Córdoba”, indicó Bosch y agregó: “El sector agroindustrial tiene que ser el generador de empleo y el INTA tiene que ayudar a la integración público-privada”.

Nicora: “Venimos a esta región porque es el territorio donde se está dando la transformación de la producción primaria”.

Valor agregado en origen

La recorrida por algunos de los emprendimientos que buscan diferenciar y agregar valor en origen comenzó en la localidad cordobesa de Monte Buey.  Allí, las autoridades del instituto visitaron las instalaciones de Geval S.A., una empresa dedicada a la industrialización del grano de soja que comprende la extrusión y prensado del poroto, sin la participación de agentes químicos ni solventes. A partir de esto, se obtienen dos productos principales: aceite de soja crudo y expeller.

Daniel Giordano, gerente de Geval S.A., señaló: “Nuestra visión del valor agregado es que hay que hacerlo muy seria y profesionalmente y asociarse no solo en capitales sino en esfuerzo, para poder lograr escalas que permitan en el tiempo incorporar equipos de trabajo especializados que ayuden a estar en el mercado”.

Para ampliar la articulación, Geval S.A. se asoció a una avícola de Monte Buey y adaptó su estructura con galpones automatizados, lo que permite a la vez mejores niveles de producción, rentabilidad y cuidado del ambiente.

“Es muy importante la vinculación con instituciones como el INTA y con las cámaras empresariales, que son quienes nos apoyan y asesoran con información y nos contactan con otras experiencias exitosas”, consideró Giordano.

Además, explicó cómo desde la empresa se vinculan con otras instituciones como el ITAI. “Seguimos vinculados al colegio como profesores o padres, para que también los chicos que se van a estudiar puedan volver y tener algo para hacer en el pueblo. Creemos que es una pequeña punta de lanza para motivar a otros posibles emprendedores para que también lo hagan”.

En este sentido, Walter Andreola, director del ITAI, destacó el rol del instituto en la región: “Somos defensores de lo local, por eso hacemos tanto hincapié en el trabajo desde el colegio y en emprendimientos locales. No queremos que los pueblos del interior pasen a ser aldeas o pueblos de viejos donde los jóvenes no tienen oportunidades. Queremos que se capaciten y vuelvan, pero que cada pueblo abra las puertas ofreciéndoles oportunidades”.

En la jornada también se presentó la experiencia de BIO4, una empresa cordobesa, integrada por 25 productores de Río Cuarto, que generará biocombustible a partir del maíz y destilará 80 millones de litros de bioetanol al año.

Marcelo Otero, vicepresidente de BIO4, expresó que el emprendimiento nació a partir de la “idea de hacer transformación en origen”. Y agregó: “Nuestro objetivo es generar combustible en origen en función de la oferta maicera en la zona”.

“Córdoba es la mayor productora de maíz del país con baja transformación industrial”, señaló Otero y explicó: “Allí fue donde entendimos que para el biodiesel ya estaban las grandes empresas instaladas y no lo probamos, el concepto fue juntar capital en una asociación para un sistema productivo”.

Bosch: “El sistema agroindustrial argentino tiene que convertirse en la palanca del progreso porque sin esta integración el agregado de valor se torna difícil”.

Integración público-privada

Un grupo de productores de Córdoba, con el apoyo del INTA, instaló una planta para la elaboración de huevo líquido pasteurizado. Con capacidad para procesar más de 21.000 huevos por hora, el emprendimiento abastecerá a la industria panificadora y pastelera.

Juan Carlos Ghibaudo, presidente de Ovocor, destacó la importancia estratégica del proyecto debido a que “hasta ahora, un gran porcentaje de los huevos de Córdoba se industrializaba en plantas de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires porque en la provincia no existía capacidad industrial para hacerlo”, y agregó: “Vimos la oportunidad de participar del mercado y aprovechar la cercanía con industrias panificadoras y pasteleras de la región”.

En la recorrida por la provincia también participaron Héctor Espina, director nacional del instituto, Eduardo Martellotto, director regional del INTA en Córdoba, Oscar Carreras, presidente del Consejo Regional INTA y Marcelo Tolchinsky y Eduardo Orecchia, directores de las estaciones experimentales de Marcos Juárez y Manfredi, respectivamente.

Informe emitido en el noticiero del agro Pampero TV
Imagen de previsualización de YouTube