5

5 de septiembre de 2015

INTA Expone Cuyo: Prohuerta celebra 25 años de seguridad alimentaria


Del festejo, participaron Carlos Casamiquela, ministro de Agricultura; José Luis Gioja, gobernador de San Juan y Liliana Periotti, del Ministerio de Desarrollo Social. En su segundo día, la muestra recibió 75 mil visitantes.

INTA Expone Cuyo: Prohuerta celebra 25 años de seguridad alimentaria

“Los promotores son el corazón latente del Prohuerta”, aseguró Liliana Periotti, subsecretaria de políticas alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, durante los festejos por los 25 años del programa Prohuerta realizados en INTA Expone Cuyo, ubicada en Pocito, San Juan. En su segundo día, la muestra recibió 75 mil visitantes que conocieron el potencial productivo de la región y las innovaciones tecnológicas que aporta el instituto para promover el desarrollo del territorio.

En el evento, se destacó la presencia de Carlos Casamiquela –ministro de Agricultura de la Nación–, José Luis Gioja –gobernador de San Juan–, Verónica Piñero –coordinadora nacional del programa– y de otras autoridades nacionales, regionales y locales.

Entre aplausos, Periotti dijo que “el encuentro era la fiesta de los promotores, porque son quienes nos permitieron recorrer estos 25 años y vamos por 25, más”. Esta cita tuvo, además, una mística especial en el momento en que los más de 2.000 promotores formaron un caracol agarrados de las manos y representaron la unión colectiva y con la tierra.

“Este encuentro simboliza el reconocimiento al trabajo y esfuerzo que realizan todo el año”, agregó la subsecretaria.

Por su parte, Gioja expresó que “hay una palabra que resume el trabajo de estos 25 años y es solidaridad”.

Del festejo, también participaron Marcelo Alos, ministro de la producción; Daniel Molina, ministerio de desarrollo humano y promoción social de San Juan; Leonardo Gioja, secretario de política económica de la provincia; Andrea Maggio, directora del Cipaf; Javier Ortega, director ejecutivo de la Fundación Argeninta; Daniel Díaz, gerente de misiones internacionales del INTA y Elena Hidalgo, coordinadora provincial del programa en San Juan, entre otros funcionarios.

Más de 2.000 promotores participaron en el encuentro nacional que se realizó en el marco de los festejos por los 25 años del Prohuerta.

Libro para la Agricultura Familiar

Se presentaron el I Catálogo de Maquinarias y Herramientas para la Agricultura Familiar de la Argentina y la serie Paso a Paso de Tecnologías Apropiadas. De manera sencilla, estas publicaciones describen las tecnologías desarrolladas por el INTA que facilitan el trabajo de los pequeños agricultores y se ordenan en ocho categorías: agricultura general, agricultura: laboreo del suelo, agricultura: sembradoras y plantadoras producción animal y forrajes, forestales, hortícolas y frutales, agua y riego, poscosecha y agregado de valor y hábitat y energías renovables.

“Me da alegría participar de la puesta en común de este catálogo. La Argentina tiene posibilidades de exportar tecnologías y conocimiento y este catálogo constituye una herramienta fundamental para aquellos países que nos demandan tecnologías y conocimiento”, expresó Casamiquela.

A su turno, Catalano consideró que esta publicación sintetiza el trabajo de muchas instituciones y fortalece las pymes metalmecánicas y las organizaciones de productores familiares en tanto son tecnologías que humanizan el trabajo rural.

En este sentido, Maggio explicó que el catálogo “es el resultado de un proceso de puesta en valor de maquinarias y herramientas que lleva muchos años, con sus primeros antecedentes en proyectos y programas como la Unidad de Minifundio en el INTA y el PROINDER en el MAGYP, y que se vio fortalecido en la última década con la creación del CIPAF del INTA y la Secretaría de Agricultura Familiar del Minagri”. Asimismo, “cuenta con el fuerte apoyo de la Unidad para el Cambio Rural y de la Fundación ArgenINTA”, continuó.

Diego Ramilo, coordinador de extensión del INTA, presentó la serie Paso a Paso sobre cisternas y termotanques solares, publicada junto con el CIPAF. “Estas son las ventajas que obtenemos cuando juntamos nuestras capacidades en plataformas de innovación que nos permiten abordar problemáticas relevantes como el acceso al agua y a la energía”, consideró Ramilo.

 

En la publicación se describen, de manera sintética y sencilla, las tecnologías vinculadas directamente a sus fabricantes, con datos de localización y contacto.

Premio a la creación

En el concurso de etiquetas de vino y de aceite de oliva, participaron diseñadores industriales, artistas plásticos, dibujantes, estudiantes de carreras de diseño. Las ganadoras recibieron 10 mil pesos de premio de parte de la Fundación ArgenINTA.

El ministro Casamiquela remarcó la calidad de los trabajos premiados y el rol de la Fundación ArgenINTA al promover este reconocimiento. “Quiero destacar que los dos primeros premios son de dos mujeres que trabajan en diseño y que tiene una muy linda estética para lograr estas etiquetas para dos producciones claves en la región como son el vino y la aceite de oliva producidas en el INTA Mendoza”.

Las ganadoras, Nuria Añó –en etiquetas de vino– y María Elena Gavosto –en aceite de oliva– coincidieron en la importancia de realizar este tipo de concursos para dos productos tan caros a la región de cuyo.

Añó, del Valle de Calicasta, San Juan, diseñadora y elaboradora de vino, contó que su trabajo ganador se inspiró en la marca del vino (Cavas del INTA) y en las cavas: “Pensé en una composición con distintas texturas como la tierra, las huellas de identidad, los colores punzó, las texturas, el trabajo que hay detrás de cada botella en el territorio”.

Por su parte, Gavosto agradeció al INTA y a la Fundación ArgenINTA por organizar actividades tan importantes que le den valor a lo que hace. “Me encantó el lema de esta INTA Expone: Producción, trabajo y valor agregado en origen y, como creo en la generosidad del territorio para permitirnos llevar adelante estas actividades, pensé en tres medallas: la primera habla del territorio de la provincia de San Juan, la segunda del trabajo y el fruto de la oliva y la tercera, el INTA como símbolo de valor agregado de origen”.

 

La etiqueta del vino representa las texturas de la tierra, las huellas de identidad y los colores punzó, y la del aceite de oliva, el territorio, la producción y el valor agregado en origen.