1

27 de octubre de 2014

El INTA muestra en la FAO la agricultura familiar argentina


Desde Roma, el presidente del INTA, Francisco Anglesio, destacó el rol de ese segmento de la producción durante el Diálogo Global sobre Agricultura Familiar, junto con Carlos Casamiquela, ministro de Agricultura de la Nación.

El INTA muestra en la FAO la agricultura familiar argentina

Poseen pequeñas extensiones de tierra y, en la mayoría de los casos, sólo cuentan con la mano de obra familiar para trabajarlas. Sin embargo, eso no es una limitante para los agricultores familiares que aportan el 80% de los alimentos consumidos en los países en desarrollo. Por esto, en el Año Internacional de la Agricultura Familiar, la FAO organiza una serie foros de diálogo para destacar el potencial de los agricultores familiares para erradicar la pobreza, proteger el medio ambiente y cuidar el planeta.

El congreso Diálogo Global sobre Agricultura Familiar (GDFF, por sus siglas en inglés), realizado en la sede de la FAO en Roma, reunió a representantes de más de 100 países. Allí, Francisco Anglesio junto con Carlos Casamiquela expusieron sobre el rol de la agricultura familiar y los procesos de transformación llevados adelante desde 2003, en la Argentina.

Durante la primera jornada, Casamiquela, quien participó en el panel realizado en la apertura del congreso, señaló que “aspiramos que antes de fin de año, nuestro país tenga una Ley de Agricultura Familiar para dar normativa y consolidar el fomento a sus productores”.

“Nuestro país consolidó un diseño organizacional del Estado que visibiliza a los agricultores familiares, ya que es el único capaz de garantizar equilibrio e igualdad en nuestras sociedades”, indicó el titular de la cartera agropecuaria. Y agregó: “hay que tener una fuerte política de recursos para la construcción de modelos organizacionales para la agricultura familiar”.

La Argentina hoy, de la mano de sus productores familiares, produce el 20% del producto bruto agropecuario, y son ellos el 65% de la mano de obra que genera el campo argentino. Con lo cual “es un hito muy importante que nos hayan dado dos horas, en este foro mundial sobre alimentación mundial, para exponer nuestro caso”, expresó Anglesio quien, además, destacó que “es uno de los sectores priorizados en la política institucional del INTA”.

“Junto con los agricultores familiares, vamos a exponer nuestros alimentos y la tecnología que venimos desarrollando”, dijo Francisco Anglesio, presidente del INTA.

“Tuvimos la oportunidad como argentinos de mostrar al mundo el trabajo de nuestros agricultores familiares”, señaló Anglesio al tiempo que aseguró: “Con tecnología, este sector produce alimentos de calidad”.

El Diálogo Global sobre Agricultura Familiar reúne a representantes gubernamentales y del sector privado, académicos y organizaciones de agricultores familiares y de desarrollo de más de 100 países, para hacer un balance del impulso generado y sentar las pautas para un programa de acción a favor de la agricultura familiar. El encuentro se realiza hasta el 28 de octubre en la sede de la FAO, en Roma.

“Junto con los agricultores familiares, vamos a exponer nuestros alimentos y la tecnología que venimos desarrollando”, dijo Anglesio y explicó: “Así como tenemos una cosechadora de algodón para pequeñas superficies, que es única en el mundo, creamos también la primera heladera solar que nos permite almacenar alimentos”.

La delegación argentina estuvo integrada por Eliseo Monti –director nacional del INTA–, Claudio Javier Rozencwaig –embajador ante FAO, FIDA y PMA–, Ramiro Fresneda –subsecretario de Fortalecimiento Institucional–, Daniel Bareilles –Asociación de Productores Agroecológicos de Cañuelas– y Marcos Folonier –representante de la Cámara de Fabricantes de Maquinaria para la Agricultura Familiar–.

Imagen de previsualización de YouTube