1

22 de octubre de 2014

“Agregar valor genera un modelo de sociedad más equitativo e inclusivo”


Lo afirmó el ministro de Agricultura de la Nación, Carlos Casamiquela, durante la apertura del III Congreso de Valor Agregado en Origen, organizado por el INTA en Río Negro.

“Agregar valor genera un modelo de sociedad más equitativo e inclusivo”

Con más de 400 asistentes y la presentación de 50 casos exitosos de productores asociados de la Patagonia, comenzó en General Roca –Río Negro– el Congreso de Valor Agregado en Origen, que por tercer año consecutivo es organizado por el INTA y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

“Agregar valor sirve para generar un modelo de sociedad diferente, más equitativo e inclusivo”, expresó Carlos Casamiquela, titular de la cartera agropecuaria. “Los procesos de transformación que ha tenido la Argentina, con un Estado presente y políticas públicas acorde para el desarrollo de la producción, nos han permitido alcanzar diversas metas que han potenciado las diferentes economías del país”, agregó.

De acuerdo con el funcionario, “el mejor modelo para seguir adelante es profundizar los modelos de articulación público-privada y, si bien las responsabilidades son diferentes, el Estado puede confluir en una mirada compartida con el sector privado para potenciar el mejor modelo de asociativismo que podemos hacer”. A su vez, el ministro señaló que “los intendentes tienen las máximas capacidades para liderar estos procesos de transformación en sus propias comunidades”.

Con una referencia al potencial del Cono Sur, en un contexto internacional de crecimiento poblacional y mayor demanda nutricional, Casamiquela enfatizó que “hay que seguir transformando el modelo agroexportador argentino para empezar a ser proveedores de alimentos al mundo”. En esa línea, consideró que “la Argentina cuenta con las herramientas necesarias para seguir desarrollándose: agua, tierra y la capacidad de su gente para impulsar la producción agropecuaria nacional con alto valor agregado”.

En representación del presidente del INTA, Francisco Anglesio, el director nacional asistente en Sistemas de Información, Comunicación y Calidad del instituto, Juan Manuel Fernández Arocena, participó de la apertura y afirmó: “El INTA toma el valor agregado como un eje de un proyecto de desarrollo territorial”.

Asimismo, Fernández Arocena confió en que “este congreso sea un disparador para los productores, que los invite a pensar en cambiar su matriz productiva y embarcarse en proyectos de asociativismo, porque es la clave”.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Territorial de Neuquén, Leandro Bertoya, mencionó ejemplos concretos de agregado de valor en la región: “Con antecedentes del INTA, nosotros comenzamos a trabajar en diez mataderos para procesar y certificar carne, además de asegurar sus posibilidades de comercialización”.

“Agregar valor sirve generar un modelo sociedad diferente, más equitativo e inclusivo”, expresó Carlos Casamiquela, titular de la cartera agropecuaria.

El ministro provincial se refirió a “una cuenca de cashmere en el norte y una cuenca de mohair en el centro”, en las que, con experiencias asociativas, se avanza en el procesamiento de fibra y el diseño de prendas “de altísimo valor agregado”.

Bertoya remarcó que “hay una intervención muy firme de la academia, de los profesionales, y quiero agradecerles al ministro y al INTA esta oportunidad de compartir estos ejemplos de valor agregado como elemento esencial para construir una sociedad con equidad, justicia, desarrollo e inclusión social”.

La primera jornada del congreso contó con la participación de la Secretaria de Gobierno de General Roca –Anahí Tapatá–, el ministro de Desarrollo Territorial de Neuquén –Leandro Bertoya–, el secretario de Fruticultura de Río Negro –Alberto Diomedi– y el presidente del Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos de Río Negro –Ricardo Epifanio–.

El valle, un ícono en agregado de valor

Durante la apertura, Casamiquela anticipó la presentación de un proyecto de ley de agroquímicos para manejar en dos destinos, de destrucción final o de reciclaje los plásticos de agroquímicos en el país. Sobre esto, informó que 18 millones de envases se acumulan anualmente en el país, lo cual representa 15 toneladas de plástico.

Además, compartió el caso del chivito del norte neuquino, como primer caso de denominación de origen del país, protagonizado por productores trashumantes. “Hoy el 20% del PBI agropecuario proviene de la agricultura familiar y el 65% de los productores del país responden a este patrón”, dijo el ministro. En tal sentido, detalló que por primera vez la Argentina tiene, después de muchos años de discusión política, una ley de denominación de origen controlada.

Casamiquela advirtió la atención sobre valles y un millón de hectáreas de mallines patagónicos con otro nivel de transformación y desarrollo de aprovechamiento integral y apeló a la participación activa de la juventud en el espacio agropecuario, pensando en la industrialización.

Fernández Arocena confió en que “este congreso sea un disparador para los productores, que los invite a pensar en cambiar su matriz productiva y embarcarse en proyectos de asociativismo, porque es la clave”.