3

23 de mayo de 2014

Ley de Semillas: las páginas de un amplio debate


¿Qué opina cada sector sobre la necesidad de modificar la ley? Un libro presentado en el Congreso de la Nación reúne las respuestas. El INTA promueve la participación pública y privada en el desarrollo de simientes.

Ley de Semillas: las páginas de un amplio debate

“Encuentro Ley de Semillas en la Biblioteca Nacional. Qué opina cada sector” es el nombre de la publicación que presentaron en el Salón de Pasos Perdidos, del Congreso de la Nación, Alejandro Correa –su editor y director de Argenética– y Luis Basterra –presidente de la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación.

La obra compila la diversidad de posturas sobre la Ley de semillas y creaciones fitogenéticas Nº20.247, expuestas por los sectores público –el INTA y el Instituto Nacional de Semillas (INASE)– y privado, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales, en un encuentro realizado en diciembre pasado en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, con la intención de contribuir al debate en torno al proyecto de modificación de la norma.

Según Correa, “este libro debería ser un aporte para que, si se trata una actualización a la ley de semillas, tengan estas otras visiones que hay sobre el asunto, como para enriquecer la discusión”.

Hace pocos días, Carlos Casamiquela, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, sostuvo: “Hay que fortalecer con más contundencia qué significa el cuidado de los recursos genéticos de nuestro país como reserva nacional”. Además, consideró que si se piensa en sancionar “una ley que dure unos cuantos años, no puede ser que no se hable de biotecnología”.

Si bien la obra publicada reúne los testimonios de representantes del INASE, del INTA, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, de la Asociación de Semilleros Argentinos, del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica, entre otros, el debate no está cerrado y tampoco definida la necesidad de modificar la Ley de semillas y creaciones fitogenéticas.

Sin embargo, durante la presentación, Basterra adelantó que antes de fin de año se podría dar tratamiento legislativo a una nueva norma que regule la producción y comercialización de semillas, en reemplazo de la vigente, que fue sancionada en 1973. En ese contexto, señaló: “Quienes integramos, somos parte, estamos relacionados con la cadena de formación de un producto como una semilla en un insumo para la industria agroalimentaria, para biocombustibles nos dimos esta tarea y se generó un espacio realmente enriquecedor donde se practicó el ejercicio de debate, el ejercicio de coexistencia de opiniones diversas y un gran avance de visiones compartidas que pudieran hacer síntesis de todo este trayecto”.

Según Correa, “este libro debería ser un aporte para que, si se trata una actualización a la ley de semillas, tengan estas otras visiones que hay sobre el asunto, como para enriquecer la discusión”.

Promover la investigación pública y privada

Sergio Feingold, quien representó al INTA en el encuentro que dio origen al libro, explicó que el organismo colaboró en una revisión profunda para analizar la necesidad de modificar la regulación vigente. “Lo que el INTA propone es que los adelantos tecnológicos permitan un desarrollo en semillas que nos acerque a la soberanía tecnológica, que nos aleje de posiciones monopólicas y dominantes, que no sean unas pocas empresas las que tengan la tecnología en sus manos, sino ver de qué manera, desde un marco legal propicio, incrementar la participación de la investigación pública en el desarrollo de semillas”.

Por su parte, Correa explicó que las complejidades técnicas, políticas y económicas del tema dificultan su abordaje en una dimensión amplia. Ese fue el motor para involucrar a líderes de la industria, funcionarios, organizaciones no gubernamentales, periodistas y público en general y “crear espacios en donde los distintos sectores pudiesen dialogar y poner en evidencia cuáles eran sus posiciones”, dijo.

De la presentación participaron también los diputados nacionales Alicia Comelli y Marcos Cleri y estuvieron presentes Ricardo Marra –presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires– y Alfredo Paseyró –su par de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA)–, Rubén Patroilleau –del Instituto de Investigación en Prospectiva y Políticas Públicas del INTA y especialistas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA).