0

28 de noviembre de 2013

INTA e INRA firman acuerdo por producción de alimentos


El instituto y su homólogo de Francia prorrogaron ayer, en la embajada de ese país, por cinco años el acuerdo de cooperación para continuar las líneas de investigación con el objetivo de mejorar la producción alimentaria.

INTA e INRA firman acuerdo por producción de alimentos

Como resultado de más de 45 años de cooperación científica y técnica entre el INTA y su homólogo francés INRA, se firmó ayer en la Embajada de Francia en la Argentina, un acuerdo marco de cooperación que prorroga por cinco años el compromiso de ambas instituciones de seguir avanzando en líneas de investigación en beneficio de la naturaleza y del ser humano, para mejorar la producción alimentaria con la meta del desarrollo sostenible de los territorios y dentro de un contexto de crecimiento acelerado de la población mundial.

“Estoy, sinceramente, muy orgulloso y creo que todos debemos estarlo de concretarse hoy la firma del nuevo convenio de cooperación entre el INTA y el INRA y quiero agradecer personalmente por sus esfuerzos y determinación al ingeniero y ahora ministro, Carlos Casamiquela, al ingeniero Francisco Anglesio, presidente interino del INTA, y al doctor François Houllier, director general del INRA”, dijo Jean-Michel Casa, embajador de Francia en la República Argentina.

“Estoy convencido de que este nuevo acuerdo viene a insertarse de la manera más coherente y estratégica en el dispositivo de cooperación agropecuaria franco-argentina y que dará lugar a aportes científicos y tecnológicos de sumo interés para los países”, sostuvo Casa. En este sentido, consideró que la “fuerte tradición y cultura científica de renombre internacional” de la Argentina “da lugar a una cooperación bilateral muy rica, fruto también de una investigación notable de los principales organismos de investigación franceses”.

En representación del INTA, Francisco Anglesio, vicepresidente a cargo, señaló: “Para nosotros es un orgullo firmar hoy este acuerdo que nos prorroga por cinco años más las distintas líneas de investigación, pero además pone sobre la mesa el compromiso que tenemos como institución y como país de seguir avanzando fuertemente en Montepellier, Francia, con los centros de investigación y los temas tan apasionantes y tan interesantes que hacen al bien común y, por sobre todas las cosas, para el beneficio de la naturaleza y del ser humano”. Y agregó: “Sentimos que se van dando los pasos necesarios para conformar una alianza estratégica que va a ser muy bienvenida para el país y para el desarrollo futuro de la alimentación en el mundo”.

Anglesio sostuvo que hace 10 años para la Argentina “era impensado estar sentados en la república hermana de Francia trabajando en un centro de investigación de tan alto nivel, de igual a igual y delineando las estrategias que el país necesita para su investigación y desarrollo”. Al respecto, reconoció el esfuerzo de todos los argentinos y, en especial, “la visión que han tenido los distintos presidentes de la institución como Carlos Cheppi, que fue el iniciador de este proyecto, pero también nuestro querido presidente Carlos Casamiquela, que hoy tiene el alto honor de ser el ministro de Agricultura”.

Por su parte, François Houllier, director general del INRA, destacó que ambos organismos son socios desde hace 46 años. “Hemos desarrollado una serie de temáticas comunes de investigación, en particular, para la transformación de sistemas agrícolas y de desarrollo territorial y también en el campo de la adaptación al cambio climático”, dijo. Y agregó que el instituto francés “actualmente es el primer socio internacional del INTA en cuanto a publicaciones”.

Con relación a la firma de este acuerdo, explicó que “se basa en logros sólidos y antiguos de cooperación científica y se inscribe en un movimiento general de transformación de la agricultura en la Argentina, pero de manera más general en el mundo, en un contexto de interrogaciones sobre la seguridad alimentaria y también en un contexto de globalización de la investigación agronómica”.

De acuerdo con Houllier, el convenio “permitirá continuar este largo camino que ya empezó hace 46 años tanto en la Argentina, en Francia, Montepellier y mucho más allá”. En este sentido, manifestó la intención de que, a partir de la base de la experiencia de Agriterris –laboratorio creado en 2007 entre instituciones argentinas y francesas–, en cuanto a desarrollo territorial, también sea posible poner en marcha algún otro proyecto de la índole de laboratorio internacional asociado.

Como marco para los próximos intercambios científicos, el acuerdo establece seis temas prioritarios y estratégicos para el desarrollo de ambos países: la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático, la protección de las plantas y de los animales, la ecología de los suelos, las tecnologías innovadoras –como la genómica– y la innovación social.

François Houllier destacó que ambos organismos son socios desde hace 46 años y que el INRA “actualmente es el primer socio internacional del INTA en cuanto a publicaciones”.

Compromiso bilateral en expansión

Durante los últimos años la cooperación científica bilateral entre ambos países tuvo una considerable aceleración. El embajador recordó que “Francia es actualmente el primer socio de la Argentina en cantidad de proyectos científicos con alrededor de 100 actualmente en ejecución y más de 300 misiones anuales de investigadores franceses a la Argentina”.

Esta actividad de cooperación tiene lugar en grandes áreas orientadas al desarrollo: ciencias exactas, salud, agronomía, biodiversidad, cambio climático y en ciencias sociales.

“Dos potencias con las capacidades de producción y transformación de alimentos como la Argentina y Francia poseen excepcionales condiciones y también grandes responsabilidades para mejorar la producción alimentaria con la meta del desarrollo sostenible de los territorios y dentro de un contexto de crecimiento acelerado de la población mundial, que es un desafío para todos nosotros”, dijo Casa.

El diplomático consideró que la elección de Francia como punto de anclaje para localizar su primer laboratorio exterior –Labintex– constata la voluntad del INTA de cooperar con ese país y sostuvo que “es el deseo de todos que esta dinámica constituya un ejemplo para nuevos modelos de cooperación científica como redes de instituto a nivel interregional”.

Por su parte, Houllier calificó como “una muy hermosa misión” la de sus colegas argentinos con respecto a la investigación agronómica y manifestó el compromiso colectivo de los institutos franceses de Investigación para el Desarrollo (IRD), Nacional de Investigación en Ciencias y Tecnologías para el Medioambiente y la Agricultura (Irstea) y del Centro de Investigación Agronómica para el Desarrollo (Cirad), de favorecer el desarrollo de Labintex. “Tenemos una particular sensibilidad a la iniciativa que tuvo el INTA, ya hace dos años, de crear este laboratorio en el exterior en Francia, en Montepellier”, señaló.

La firma del acuerdo tuvo lugar como cierre de las “Jornadas Franco-Argentinas de Cooperación para la Innovación: Agricultura, Territorios y Medio Ambiente”, desarrolladas en la Alianza Francesa de Capital Federal.

Con los objetivos de dar testimonio de las nuevas acciones de cooperación entre ambos países y presentar las bases para el futuro, la convocatoria contó con más de 150 participantes y disertantes de alto nivel del IRD, del Irstea y del Cirad, así como también con la presencia de Agropolis.

Francisco Anglesio, vicepresidente a cargo del instituto, señaló: “Para nosotros es un orgullo firmar hoy este acuerdo que nos prorroga por 5 años más las distintas líneas de investigación”.