0

8 de septiembre de 2010

Un taller para entrar en “clima”


Especialistas del INTA realizaron un taller sobre variabilidad y cambio climático en el que se difundieron conocimientos y establecieron líneas de trabajo.

Un taller para entrar en “clima”

El encuentro reunió a los principales especialistas en cambio climático (CC), quienes difundieron las nociones básicas sobre las relaciones entre la variabilidad, el CC y el sector agropecuario, describieron el estado de la temática en la Argentina y el mundo, identificaron áreas de vacancia y acordaron líneas de base para avanzar en el acuerdo interno y la propuesta de posición institucional.

Graciela Magrín, investigadora del INTA y especialista en cambio climático, explicó: “En las últimas décadas el clima de Argentina cambió notablemente. En este encuentro abordamos los impactos de la variabilidad climática y las tendencias observadas a nivel mundial, regional y local. Discutimos las consecuencias de esos cambios y su interrelación con otros factores”.

Por su parte, Miguel Taboada –investigador del INTA– disertó sobre las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) e indicó al respecto: “Que se originan principalmente en el óxido nitroso emitido desde los suelos agrícolas, las cuales han aumentado en los últimos años. Por ello, resulta fundamental que la Argentina genere sus propios factores de emisión medidos a campo. En este sentido, el INTA y la Facultad de Agronomía de la UBA trabajan en diversos proyectos para obtener datos de emisión”.

En la misma línea trabaja Laura Finster –investigadora del Instituto de Patobiología del INTA Castelar– quien sostuvo que “es necesario contar con datos nacionales para disponer de factores de emisión específicos para la Argentina. Asimismo, es fundamental la cooperación e interacción con los profesionales del interior del país para contribuir a la mejora de los inventarios nacionales, a la difusión de la temática en el ámbito productivo y al diseño de medidas de mitigación adecuadas”.

En este sentido, el INTA desarrolló una “mochila” plástica que se instala en el lomo de la vaca para recolectar y medir los gases ruminales. “Este sistema telemétrico, que registra y cuantifica online los gases generados en el rumen de los bovinos, permitiría evaluar las emisiones de GEI en los diferentes sistemas productivos, a los efectos de elaborar políticas de reducción de emisiones”, expresó Guillermo Berra, coordinador del grupo de Determinación de Gases de Efecto Invernadero del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas del INTA Castelar.

También estuvieron presentes destacados investigadores del INTA como Gabriela Posse, quien disertó sobre el monitoreo de intercambio de carbono sobre distintos ecosistemas; Eugenio Cap que se referió al impacto económico del cambio climático y Ernesto Viglizzo que expuso la huella de carbono y su importancia como instrumento para valorar emisiones en productos y servicios comerciables.