10

4 de septiembre de 2013

Comarqueña: una raza ovina a medida del productor


El instituto desarrolló una nueva raza ideal para los valles patagónicos. Su buena conformación le permite adaptarse a la región y es de alto rendimiento. Los aportes a la cría ovina tendrán un lugar en INTA Expone Patagonia.

Comarqueña: una raza ovina a medida del productor

Luego de casi 20 años de investigaciones y cruzamientos, los técnicos del INTA Valle Inferior –Río Negro– y de la Chacra Experimental Patagones desarrollaron una nueva raza ovina, ideal para valles del Norte patagónico. Se trata de “Comarqueña”, de alta prolificidad, mayor rendimiento y buena conformación que le permite adaptarse a la producción en zonas de valles patagónicos. Del 4 al 6 de octubre en Trelew –Chubut–, los especialistas participarán de INTA Expone Patagonia y las tecnologías asociadas a la ganadería ovina tendrán un lugar destacado en la muestra.

“Se trata de un genotipo especializado en producción de carne, con una composición genética basada en la progenie de ovejas Merino Australiano con carneros de las razas Texel e Ile de France”, detalló Mauricio Álvarez, director del INTA Valle Inferior y especialista en ovinos.

El técnico indicó que a los productores les “resulta complejo” el manejo de dos o más razas. De allí el interés por desarrollar una raza doble propósito que simplifique el trabajo en el campo.

Durante 17 años se realizó un largo trabajo de selección y mejora de la raza que permitió desarrollar una especie desprovista de cuernos –tanto en machos como en hembras– y con la cara destapada, sin pelos visibles.

“Si bien es una raza desarrollada para producir carne, su lana se destaca respecto de otros genotipos carniceros”, aseguró Álvarez. La Comarqueña posee lana blanca a crema claro, con una finura promedio de 28 micras y de 26 para las borregas y mechas de 80 milímetros de largo. Suave al tacto, con un rizo bien definido y uniforme y un bajo porcentaje de fibras moduladas en el vellón.

De acuerdo con el especialista, esta especie produce lana de “buena calidad” pero en menor cantidad que los animales Corriedale –raza tradicional de la región–. Por ese motivo, los ingresos por lana en ambas especies serían similares.

“Comarqueña presenta una mayor producción de corderos, de mayor peso y con menos grasa que las razas utilizadas en la región”, explicó el técnico. El peso medio de los animales adultos es de entre 85 y 120 kilos para los machos y de entre 50 y 80 kilos para las hembras. Además, poseen muy buena aptitud maternal y capacidad lechera, lo que les permite satisfacer la demanda mellicera.

En cuanto a su conformación, poseen su pecho ancho y un tronco profundo. Además, los cuartos traseros son redondeados, descendidos y muy desarrollados, claro indicador de buena musculatura.

“Si bien es una raza desarrollada para producir carne, su lana se destaca respecto de otros genotipos carniceros”, aseguró Álvarez.