01 de septiembre de 2010

PEA 2010: más producción, más productores

Las autoridades del INTA acompañaron al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, en la presentación del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2016.

Planificar es un gran negocio”, dijo el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, en la inauguración del primer seminario nacional del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo Federal (PEA 2010-2016). “Esto no debe ser el programa de un gobierno, sino una política de Estado”, expresó.

Carlos Casamiquela, Luis Basterra y Néstor Oliveri –presidente, vicepresidente y director nacional del INTA, respectivamente–, acompañaron a Domínguez en este lanzamiento de esta etapa, que involucra el desarrollo de una matriz FODA y la definición de distintas estrategias nacionales.

El encuentro reunió a los distintos sectores que componen la cadena agroalimentaria y agroindustrial con el propósito de garantizar el intercambio para la generación de políticas públicas. La ceremonia se realizó hoy en Parque Norte –Buenos Aires–, junto con la presencia del secretario ejecutivo de la cartera agrícola brasileña, Gerardo Fontelles, además de miembros del Consejo Federal Agropecuario de las 23 provincias, ministros provinciales, legisladores, embajadores, representantes de academias, organizaciones sociales, y Federación Agraria Argentina, entre otras autoridades.

En su discurso, luego de describir los problemas globales en alimentación y sanidad, Domínguez subrayó “la oportunidad extraordinaria que tiene nuestra región para aportarle alimentos al mundo”, especialmente con el fortalecimiento del vínculo con Brasil. “Debemos pensar nuestro país para producir más y lograr un crecimiento armónico y sustentable”, dijo el ministro, quien además destacó el rol del INTA como el dispositivo tecnológico más importante del Estado para el desarrollo agropecuario.

Con referencia a las palabras del ministro, el presidente del INTA señaló: “Adherimos conceptual y políticamente. Hizo una reflexión muy interesante sobre valorar el proceso más allá del resultado”. Así, Casamiquela explicó que “ese proceso implica discutir, escucharnos, analizar propuestas diferentes, buscar una solución común”. En este sentido, el INTA está participando en el proceso de definición del PEA con 70 profesionales de todo el país.

El vicepresidente del INTA, Luis Basterra, se refirió a las ventajas de un plan de estas características, participativo y federal, para las economías regionales: “Se genera información para que quienes tienen que tomar decisiones a nivel de territorio, es decir, en los gobiernos provinciales, sepan cuáles son las reglas de largo plazo que rigen a la actividad”. De acuerdo con Basterra, el Plan “nos permite tener un marco de consenso sobre el cual planificar y proyectar la actividad particular de cada uno de los ámbitos vinculados a la producción”.

Para Néstor Oliveri, director nacional del INTA, “este plan va a marcar las líneas directrices a nivel país –como señaló el ministro– en cuanto a la producción agroalimentaria y agroindustrial. El INTA, con su propio plan estratégico, tiene que alinearse a estas grandes políticas de definiciones agropecuarias”. Con una mirada que trasciende lo coyuntural, Oliveri destacó que este proceso será muy beneficioso para ordenar el propio plan institucional: “Estamos prácticamente a punto de culminar el PEI 2005-2015 y ya estamos trabajando en el próximo plan de mediano plazo, que será de 2012 hasta el 2015. Pero tenemos que proyectar una institución que ya esté mirando al 2030, aunque parezca una utopía, y en esa mirada el PEA realmente va a servir para marcar la ruta que tenemos que caminar”.

Por su parte, Fontelles también coincidió en que se trata de una oportunidad histórica, algo que Casamiquela consideró como un tema clave en la región: “Esta sociedad con Brasil que se está planteando de manera bilateral, en la que el INTA ya ha comenzado a trabajar con Embrapa, implica reconocernos como región proveedora de alimentos y proteína al mundo. Y es muy difícil hacerlo de manera eficiente si seguimos compitiendo”, explicó el presidente del INTA, para luego afirmar: “Nuestra mirada es que tenemos que ser socios de Brasil y no competidores”.

A su vez, Julio Catullo, coordinador nacional de Transferencia y Extensión del INTA, se refirió a la relación bilateral de la siguiente manera: “Como todo camino de ida y vuelta, hay interés recíproco en nuestros sistemas productivos y los desarrollos tecnológicos que los acompañan y en este marco es que Brasil se interesa en algunos avances del INTA en la Argentina”, agregó.

Entrevista a Carlos Casamiquela: 

También puede interesarte

11 de noviembre de 2019

INCUNTA: un laboratorio de punta

11 de noviembre de 2019

Cartografía con valor agregado