4

6 de mayo de 2013

“La Lola” INTA: revolucionará el cultivo del algodón


El INTA Reconquista –Santa Fe– presentó una máquina cosechadora que tendrá la capacidad de prensar hasta 26 rollos de 700 kilos de fibra por día. Reducción de tiempos y costos con calidad asegurada para pequeños y medianos productores.

“La Lola” INTA: revolucionará el cultivo del algodón

Con la consigna de hacer más eficiente el proceso de cosecha y poscosecha del cultivo de algodón, el INTA presentó una nueva tecnología que sintetiza dos procesos en uno: extrae y prensa el algodón de forma simultánea para obtener un producto de óptima calidad, mejor rendimiento y mayor rentabilidad.

Después del éxito que tuvo la cosechadora Javiyú, con más de 300 ejemplares vendidos en la región y en Turquía, Orlando Pilatti, el técnico que participó en el diseño de ambas máquinas, aseguró que hay muchas expectativas sobre el nuevo desarrollo ya que “tiene un régimen de cosecha muy alto”, y aclaró: “Puede extraer un kilo de algodón por segundo y, si el cultivo está en buenas condiciones, lo cosecha en su totalidad”.

Nacida en la estación experimental del INTA Reconquista –Santa Fe–, la cosechadora autopropulsada puede levantar entre 15 y 18 toneladas por día y cuenta con un sistema de limpieza incorporado que elimina las impureza del cultivo, lo enrolla y forma fardos de algodón de hasta 700 kilos que, cubiertos por una película plástica, quedan listos para su traslado.

La máquina fue bautizada como “La Lola” en honor a la Colonia homónima que está ubicada donde hoy funciona la Estación Experimental Agropecuaria Reconquista del INTA, y que fue el lugar que frecuentó durante su infancia Víctor Ferezin, el técnico principal que participó en el desarrollo y que tiene una trayectoria de 54 años de trabajo en el INTA.

Para Ferezin, el creador de la máquina, “este desarrollo permitirá disminuir hasta seis veces el tiempo empleado en la recolección, prensado y carga de la cosecha para su traslado a la desmotadora”. Según estimó, para cargar un camión con capacidad de 17 a 18 mil kilos de algodón, “los productores podrían reducir los costos que afrontan en ese proceso, ya que sólo sería necesario emplear un operario y un tractor para esa tarea”.

Pilatti detalló algunas características de la cosechadora: “Puede extraer un kilo de algodón por segundo y, si el cultivo está en buenas condiciones, lo cosecha en su totalidad”.

La máquina fue diseñada y desarrollada por el INTA con financiamiento y materiales aportados por la Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera (Appa) y la firma metalúrgica involucrada en el proyecto, Dolbi S.A.

Días previos a la presentación oficial de la máquina, el gobernador Antonio Bonfatti y el ministro de la producción, Carlos Fascendini, visitaron los talleres del INTA Reconquista para conocer el nuevo desarrollo. “Esta es una institución que siempre ha sumado al desarrollo nacional, en este caso particular, con el tema del algodón. Con una enorme experiencia han desarrollado una máquina que permite armar estos rollos y compactarlos; hoy prácticamente toda la cosecha se hace a través de las maquinarias”, señaló el mandatario.

Por su parte, el director del Centro Regional Santa Fe del INTA, José Luis Spontón, distinguió a la iniciativa como un avance que intenta superar el sistema de cosecha que utilizan máquinas como la Javiyú y aseguró que “es un aporte más que apunta al mejoramiento de la tecnología y los cultivos en surcos estrechos para impulsar al sector algodonero en la Argentina”.

En este sentido, el director de la estación experimental del INTA Reconquista, Gabriel Lacelli, aseguró que “no se trata de una cosechadora más, porque es una innovación tecnológica que apunta a lograr un proceso productivo más eficiente que, mediante ventajas comparativas como su bajo valor de inversión, menores costos de operación y su versatilidad para operar en la región algodonera, logre tener un fuerte impacto sobre la competitividad de la cadena”.

De los creadores de la Javiyú

En los últimos años el cultivo en surcos estrechos condujo al desarrollo de un sistema conocido como “stripper” y que hoy representa el 90 por ciento del proceso de cosecha, por su capacidad de recolectar el algodón en una sola pasada.  A diferencia de esas cosechadoras, “el nuevo avance intenta superarlo y suma un sistema automotriz o autopropulsada que prescinde de un tractor para su arrastre, ya que tiene su propio motor y un operario puede controlar sus trasmisiones”, explicó Pilatti y agregó que “gracias al sistema de limpieza que tiene incorporado, asegura el acondicionamiento del algodón para un mejor manejo en poscosecha”.

Con una velocidad de entre 4 y 6 kilómetros por hora, la máquina es capaz de cosechar un 1 kilo de algodón con semilla por segundo, con la posibilidad de optimizar su rendimiento si se trabaja en “cultivos de alta densidad, en surcos estrechos que tengan buen control de la floración del algodón y que estén muy bien desfoliados, sobre todo, para evitar que los restos de hojas contaminen la fibra”, señaló.

A diferencia de las máquinas tradicionales que almacenan el algodón a granel en acoplados tolva para trasladarlo durante el desplazamiento, la máquina cuenta con un modelador que comprime la fibra, la cepilla para eliminar restos de polvo, palos o pasto y la comprime como un fardo cilíndrico envuelto con una película plástica para que pueda manejarse como unidad. De esa manera, se asegura que “cada rollo compacto tenga una buena densidad y garantice un mejor aprovechamiento del espacio, mayor peso y más rendimiento en la carga del transporte”, indicó el técnico.

Si bien la máquina fue pensada para productores de pequeña y mediana escala, “puede representar una ventaja para los de mayor escala porque les permitiría tener un frente amplio de cosecha, con equipos de bajo costo de producción por tonelada y de mantenimiento”, subrayó Pilatti. En esa línea, detalló las ventajas del nuevo prototipo y subrayó que “es una evolución para un sector mediano de productores que demandan cosechadoras automotrices que podrán adquirirla por una cuarta parte de lo que valen las máquinas americanas de mayor tamaño”.

Bonfatti visitó la experimental del INTA en Reconquista y destacó el rol de la institución. “Han desarrollado una máquina que permite armar estos rollos y compactarlos; hoy prácticamente toda la cosecha se hace a través de las maquinarias”.