6

17 de octubre de 2012

El Pro-Huerta renovó esfuerzos por la seguridad alimentaria


La ministra de Desarrollo Social y el presidente del INTA firmaron un convenio que extiende hasta el 2015 la articulación de ambas instituciones para el fomento de la autoproducción de alimentos. Desde el año 2003 el ProHuerta creció de 200.000 huertas a 650.000 en el país.

El Pro-Huerta renovó esfuerzos por la seguridad alimentaria

En el marco de los festejos por el Día Mundial de la Alimentación, Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social de la Nación, y Carlos Casamiquela, presidente del INTA, encabezaron un acto en Tecnópolis, donde firmaron el convenio Pro-Huerta 2012-2015, que renueva y amplía el alcance del programa.

La ministra destacó que desde el año 2003 el Pro-Huerta creció de 200.000 huertas a más de 650.000 en todo el país, que actualmente involucran a más de dos millones y medio de personas. “Esto sólo se hace con algo que se llama convicción y mucho trabajo”, señaló Kirchner, quien planteó el desafío al presidente del INTA de seguir expandiendo el programa.

La funcionaria consideró que en el país hay una “energía social”, según la cual las políticas van hacia las personas y explicó que “no puede ser simple voluntarismo, tiene que haber voluntad política y conducción”.

Luego de la rúbrica del convenio, Casamiquela hizo entrega a la ministra de la inscripción de la marca Pro-Huerta en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial y destacó la capacidad de recuperación del Estado nacional. “Hoy 900 millones de personas tienen problemas de hambre y de subnutrición”, dijo el presidente del INTA en referencia a la situación alimentaria mundial. “En este marco hay que destacar el rol de la República Argentina que, transitando un proceso de transformación nacional e institucional fenomenal, ha aumentado su producción agropecuaria hasta llegar a las 100 millones de toneladas y hoy produce para 400 de personas”.

En relación al convenio dijo satisfecho: “Acabamos de firmar la prórroga de una exitosa sociedad entre el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) y el INTA para llevar a cabo uno de los programas más extraordinarios que se han desarrollado en nuestro país en la autoproducción de alimentos, que es el programa Pro-Huerta”.

Kirchner y Casamiquela encabezaron el acto, junto a Paredes de Periotti, Flores Nava y Cheppi.

 En ese sentido, explicó que la extensión de este compromiso significa renovar esfuerzos hacia adelante, una política en materia de seguridad alimentaria y de agricultura familiar que el INTA comparte con el MDS.

Por su parte, Alejandro Flores Nava, representante en nuestro país de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), felicitó al INTA y al ministerio por la renovación del contrato y destacó el liderazgo agrotécnico y en la producción de alimentos de Argentina, “que le permite abastecer con calidad, oportunidad, precio y volumen la necesidad de alimentar a su propia población”, pero que además la posiciona como un importante productor de alimentos para muchos otros países. “Es un ejemplo de que la voluntad política y la solidaridad del pueblo argentino alcanzan para mucho más”, señaló.

En la oportunidad, se presentó también el Primer Recetario Latinoamericano de autoría colectiva de la Red Latinoamericana Pro-Huerta, conformada por los becarios diplomados de los cursos de Autoproducción de Alimentos, en conjunto con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Hiroyuki Takeda, representante residente de JICA en Argentina manifestó su agradecimiento a las instituciones argentinas por haberlos hecho partícipes del curso sobre el modelo de gestión organizativo y productivo del programa Pro-Huerta, al que consideró una “iniciativa de hermandad y solidaridad latinoamericana”.

Luego del acto, las autoridades se trasladaron hacia el stand del programa y el MDS, donde realizaron un acto homenaje a los trabajadores detenidos-desaparecidos de ambos organismos, al dejar inaugurado el Jardín de la Vida, plaza que recuerda a los 30.000 desaparecidos de la última dictadura cívico-militar argentina.

En el Día Mundial de la Alimentación, también se dieron cita en Tecnópolis, Liliana Paredes de Periotti, subsecretaria de Políticas Alimentarias del MDS, Francisco Anglesio, vicepresidente del INTA y Eliseo Monti, director nacional, Carlos Cheppi, embajador argentino en Venezuela, entre otros funcionarios y técnicos argentinos y extranjeros, provenientes de Cuba, Panamá, la República Dominicana, Nicaragua, Haití, Ecuador, Guatemala, Venezuela, Granada, Surinam, Angola y Mozambique, quienes reciben capacitación para replicar el programa Pro-Huerta en sus respectivos países.