0

19 de julio de 2012

Un concurso con sello argentino


En el congreso de Valor agregado en Origen, 14 proyectos fueron distinguidos por sus aportes al desarrollo del interior productivo. Ejemplos de generación de puestos de trabajo, innovación y sustentabilidad.

Un concurso con sello argentino

En la segunda jornada del congreso de Valor Agregado en Origen, el INTA reconoció mediante un concurso “el trabajo de productores que se animaron y hoy son ejemplos de casos exitosos”, expresó José Méndez, técnico del INTA Totoras –Santa Fe– y uno de los organizadores del concurso. Fueron galardonados 14 proyectos que aportan al arraigo de las familias en el campo, al desarrollo y a la generación de puestos de trabajo.

“Participaron más de 36 proyectos que abracan casi todo el territorio argentino: desde el Norte de la Patagonia hasta Salta, Tucumán y Chaco”, indicó Méndez y agregó: “Los reconocimientos estuvieron centrados en emprendimientos de desarrollo productivo que consideramos como una contribución al fomento y difusión del agregado de valor en origen”.

El concurso de proyectos incentiva a los productores y empresarios del sector agroalimentario y agroindustrial a la generación de valor agregado en origen e integración de la producción en todos los eslabones. El objetivo fue impulsar proyectos con estas características, pero sobre todo que tengan “base territorial y que estén fuertemente vinculados a su correspondiente cadena de valor, que sean sustentables y tengan destino el mercado local, nacional e internacional”, expresó el técnico del INTA Totoras.

Dos categorías, 14 premiados

El concurso agrupó a los emprendimientos en dos grandes categorías: proyectos terminados o parcialmente en ejecución y los que están próximos a iniciarse.

El premio Coovaeco reconoció en primer lugar a la empresa Bio4 de Río Cuarto –Córdoba– con un viaje de capacitación técnica a la próxima edición del Farm Progress Show, que se realizará en los Estados Unidos.

Por otro lado, la Fundación ArgenINTA galardonó con $10.000 la tarea que realiza el Clúster apícola NOA-Centro, un proyecto integrado por 120 productores apícolas de dos comunidades indígenas. Su trabajo se centra en la producción de miel a granel y, mediante los subproductos de la producción melífera, agregan valor.

Además, se entregaron menciones especiales a municipios y escuelas agrotécnicas.

Más información y contenidos multimedia sobre el Congreso en http://inta.gob.ar/inta/valor-agregado