8 de marzo de 2017

0

El INTA en Expoagro: agroindustria sustentable en todas las escalas


De la mano del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el instituto presenta abordajes tecnológicos que fomentan el agregado de valor a las materias primas y la generación de bioenergías. Además, expone novedades en agricultura de precisión y huertas agroecológicas.

El INTA en Expoagro: agroindustria sustentable en todas las escalas

Con el eje puesto en la bioeconomía, la agenda del INTA en Expoagro 2017 pasará además por la generación de bionergía, energías renovables, novedades en agricultura de precisión y huertas agroecológicas. De la mano del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el instituto presenta abordajes tecnológicos que fomentan el agregado de valor a las materias primas. En el partido bonaerense de San Nicolás, la muestra que vincula a más de 380 actores públicos y privados, se extiende hasta el viernes 10 de marzo.

Durante la inauguración, Ricardo Buryaile –titular de la cartera nacional de Agroindustria–, señaló que “la Argentina está teniendo una revolución tecnológica gracias a la agregación de valor”, y explicó: “El volumen de empresas y servicios que hay hoy, y la importante presencia del Estado con sus organismos refleja claramente cuál fue la reacción que tuvo el sector agropecuario y el interior del país luego de las medidas adoptadas por el presidente Mauricio Macri”.

“El campo es federalismo, producción y fuente de trabajo”, aseguró. Luego del tradicional corte de cinta, el ministro recorrió los distintos espacios del stand de Agroindustria que cuenta con dos lotes ubicados en el ingreso principal de la muestra. Lo acompañaron Guillermo Bernaudo, jefe de Gabinete; Néstor Roulet, secretario de Agregado de Valor; Ricardo Negri, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca; Santiago Hardie, secretario de Coordinación y Desarrollo Territorial, entre otros funcionarios de la cartera nacional.

De la apertura, también participaron Miguel Lifschitz, gobernador de Santa Fe; Leonardo Sarquís, ministro de Agroindustria de Buenos Aires; Javier González Fraga, presidente del banco Nación; representantes de las entidades gremiales del campo SRA, CRA, FAA y Coninagro, entre otras autoridades. Por el INTA, estuvieron presentes Amadeo Nicora, Mariano Bosch y Héctor Espina, presidente, vice y director nacional del instituto respectivamente.

Para Nicora, estos eventos permiten “sentir el pulso de cómo está yendo el sector en todos sus aspectos, sobre todo en algo que valoramos mucho como es la vinculación de los sectores público y privado”.

La realidad virtual permite replicar escenas del ámbito agropecuario y facilita un escenario de inmersión para actividades de simulación o educativas.

Como brazo tecnológico del ministerio, la presencia del INTA en la exposición hizo hincapié en la industrialización de las materias primas a partir de energías alternativas. “Entendemos que la bioenergía y las energías renovables son dos caminos en los que debemos trabajar fuertemente para profundizar la producción de alimentos”, señaló Nicora.

En esa línea, aseguró que “si bien la mayoría de los países que generan alimentos apuntan a industrializar al máximo, la diferencia entre quién puede vender y quién no puede hacerlo está dada por la calidad de los procesos y de los productos ofrecidos al mercado”. Por esta razón, sostuvo que “no es cuestión de agregar valor porque sí, sino que hay que hacerlo con la máxima calidad e inocuidad posibles”.

Incluso, profundizó: “Por un lado, es necesario que nuestro gobierno tenga la proactividad para negociar acuerdos binacionales y multinacionales y, por otro lado, considerar a un sector privado que, junto con el área tecnológica, diseñe y genere los productos con la calidad y la inocuidad para ser vendidos sin inconveniente”.

Con miras al mediano y largo plazo, el presidente remarcó que los productores “pueden esperar del INTA mucha vocación y ansia de hacer trabajos en la frontera del conocimiento que serán volcados a los sistemas productivos”. Al mismo tiempo, destacó la importancia del vínculo entre actores públicos y privados, nacionales e internacionales, para impulsar la gestión de investigaciones y desarrollos tecnológicos.

Por su parte, Héctor Espina, director nacional del INTA, afirmó que “el rol del INTA en Expoagro es una muestra de cómo el instituto representa una cadena que involucra desde los más pequeños hasta los más grandes y recorre desde la transformación industrial de los productos con bionergía hasta la agricultura familiar y el ProHuerta”.

En esta línea, ponderó la iniciativa de revisar el sistema de extensión del instituto. “Estamos planteando un esquema donde sigamos atendiendo las necesidades del pequeño productor, pero que también busque la articulación con otros actores en virtud de responder a las demandas de los medianos y de los grandes, sobre todo con sistemas de transferencia tecnológica que promuevan la disponibilidad de información a través de las TIC”.

“El INTA es un emergente de una red institucional más amplia”, apuntó Espina, quien además destacó “la actividad permanente del organismo con todos los municipios del país, no sólo a través del programa ProHuerta que alcanza al 90 % de las localidades, sino cada vez más en los conflictos urbanos-rurales que exigen tecnologías para integrar la producción”.

En un lote de 160 hectáreas ubicado en el partido bonaerense de San Nicolás y que conservará por los próximos 15 años, Expoagro 2017 abrió las puertas de su 11.º edición y se consolida como un sello distintivo para los agronegocios argentinos. Además de extenderse en superficie respecto del 2016, este año la muestra creció en participación y reúne a 380 actores públicos y privados, vinculados con empresas de maquinaria agrícola, entidades financieras, productores y referentes de la política nacional, provincial y local.

El programa ProHuerta atrae la curiosidad de los visitantes con una huerta agroecológica demostrativa, que combina una diversidad de especies hortícolas, aromáticas y flores.

El encuentro del campo

Con el foco en el desarrollo agroalimentario nacional, el INTA –de la mano del Ministerio de Agroindustria de la Nación– compartirá en Expoagro 2017 las novedades en bioenergía, energías renovables, agricultura de precisión, cosecha, forrajes y una casa sustentable en el área de forestales. En esta edición, la muestra se realiza en un predio –estable por los próximos 15 años–, ubicado en el kilómetro 225 de la RN 9, partido de San Nicolás, Buenos Aires.

Como todos los años, también se dan cita las nuevas tecnologías, la innovación, las maquinarias e insumos capaces de agregar valor, eficiencia y sustentabilidad a las producciones. El INTA presenta los avances en cultivos de cobertura, malezas resistentes, napas, ganadería y lechería y prevé el lanzamiento de la 8° Jornada Nacional de Forrajes Conservados.

Entre los desarrollos tecnológicos, se exponen las aplicaciones para dispositivos móviles Criollo y Sepa. La primera permite calibrar pulverizadoras, calcular los parámetros de una aplicación y chequear su funcionamiento, mientras que la segunda visualiza datos sobre el clima, la topografía, los suelos y el estado de la vegetación.

En investigación aplicada, se destacan la producción de piezas y fabricación de bioplásticos adaptados a la impresión 3D. Y la realidad virtual, que –combinando técnicas de producción de contenidos– permite replicar escenas del ámbito agropecuario y facilita un escenario de inmersión para actividades de simulación o educativas ocupará un lugar central.

Por su parte, el programa ProHuerta –que lleva a cabo por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el INTA desde hace 26 años– atrae la curiosidad de los que visitan el espacio institucional al encontrarse con una huerta agroecológica demostrativa, que combina una diversidad de especies hortícolas, aromáticas y flores. Además de los cultivos, la propuesta integra sistemas para riego y bombeo de agua que funcionan en tiempo real.

En tanto, el proyecto INTA Chicos llegó a la muestra con aplicaciones como Achawall, un juego multiplataforma en el que el jugador debe alimentar a la gallina con distintos productos agropecuarios y esquivar los virus y bacterias para obtener la mayor producción de huevos.

Entre otros, comparten al público Aguacero, un entretenimiento desarrollado por este proyecto. En este caso, el objetivo es ayudar a que una gotita de deshielo, que quedó rezagada de su grupo, llegue hasta una laguna por un camino lleno de obstáculos.

El proyecto INTA Chicos llegó a la muestra con aplicaciones como Achawall, un juego multiplataforma en el que el jugador debe alimentar a la gallina con distintos productos agropecuarios.

Arte y ruralidad

En el marco de las celebraciones por los 60 años del INTA, la Fundación ArgenINTA y el instituto lanzaron un concurso dirigido a artistas plásticos y creativos que quieran proponer un diseño para la estatuilla del Premio ArgenINTA a la Calidad Agroalimentaria. Con una impronta similar, también se encuentra abierta la convocatoria para otro certamen que buscará elegir el presente institucional utilizado en misiones diplomáticas y reuniones de protocolo del organismo.

En un breve acto realizado en un auditorio de Expoagro, Amadeo Nicora y Hugo García, presidente del INTA y director ejecutivo de la Fundación ArgenINTA respectivamente, encabezaron la presentación de los concursos.

“Desde hace 13 años, el Premio ArgenINTA tiene como objetivo estimular la calidad agroalimentaria y agroindustrial del sector”, señaló García. En ese sentido, esta distinción reconoce experiencias innovadoras en términos de comercialización, investigación, presentación de productos, difusión de actividades y emprendedurismo de jóvenes.

“Queremos renovar la estatuilla para que sea más representativa de la ruralidad, los agroalimentos y el valor agregado”, resumió García.

A su turno, en referencia al obsequio institucional, Nicora explicó: “Nos parece interesante tener una escultura que nos represente no cómo nosotros creemos que somos, sino a partir de cómo nos ve la sociedad”. “Generalmente, recibimos visitas de muchas personalidades y es un esfuerzo definir un presente que refleje la institución”, agregó.

Lanzamiento de La Nación Ganadera 

En el marco de Expoagro 2017, se realizó el lanzamiento de la feria La Nación Ganadera, que será del 20 al 23 de septiembre en la reserva 7 del INTA Balcarce, Buenos Aires. Llevado a cabo en el stand del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el acto contó con la presencia de Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria de la Nación; Leonardo Sarquís, su par de la provincia de Buenos Aires; Amadeo Nicora, presidente del instituto; autoridades del diario La Nación y representantes de las asociaciones de criadores.

“La ganadería argentina significa realmente un desafío para todo nuestro sistema productivo, y ratificamos la importancia de este momento”, aseguró Nicora, quien remarcó la importancia de mejorar los índices de eficiencia en virtud de fortalecer la participación de esta actividad a escala regional y nacional.

“Queremos que el INTA Balcarce pueda mostrar todo el valor de su trabajo y así poner en conocimiento las nuevas tecnologías para una actividad productiva que nos está reparando un futuro relevante”, anticipó.

Eduardo Ezcurdia, director del Centro Regional Buenos Aires Sur del INTA, señaló “la decisión de realizar la muestra por segundo año consecutivo recoge el entusiasmo de los productores y las expectativas que presenta el contexto de la producción agropecuaria”.

De acuerdo con Ezcurdia, expondrá “una riqueza institucional muy importante basada en la articulación público-privada” a través de referentes del sector que intervienen en etapas de producción primaria, agregado de valor e industrialización. Además, resulta un espacio que permite “la interacción entre técnicos del INTA, trabajadores rurales que traen sus demandas, empresas, asociaciones de productores y población urbana”, explicó.

En esa línea, Carlos Mezzadra, director del INTA Balcarce, afirmó que la feria “permite compartir in situ la génesis de los adelantos tecnológicos que son desarrollados por el instituto y volcados a los sistemas productivos para aportar a la solución de las problemáticas ganaderas junto con los actores del territorio”.

Para esta próxima edición, adelantó “que el sendero ganadero del INTA, estará ocupando una ubicación preponderante dentro de la muestra”, lo cual facilitará la afluencia del público, que podrá interactuar con los profesionales.

Como en el 2016, los visitantes contará con también “toda la información generada sobre ganadería en la depresión de la Cuenca del Salado”, en virtud de la participación de esa unidad del INTA.

Por su parte, Félix Sammartino, en representación del diario La Nación, resaltó: “Es algo trascendente para nosotros poder colaborar junto con las asociaciones de criadores, junto con el ministerio, junto con el INTA”. Además, sostuvo: “Es muy importante generar conocimiento y en este año, con el gran desafío que es levantar la productividad de la ganadería, de la cual todos sabemos que todavía hay un largo trecho por hacer y queda mucho trabajo”.