27 de abril de 2017

2

Nueva cebada: un cultivo con múltiples destinos


El INTA Bordenave –Buenos Aires– presentó la variedad Sara INTA, que combina alto potencial de rendimiento de granos con alta producción de biomasa, ideales para la alimentación animal. Además, su incorporación en las rotaciones beneficia al suelo.

Nueva cebada: un cultivo con múltiples destinos

En los últimos años, los cereales de invierno cobraron protagonismo en los sistemas productivos por los múltiples beneficios que aportan al suelo y a los cultivos predecesores. En este sentido, el INTA Bordenave –Buenos Aires– presentó una nueva variedad de cebada cervecera. Se trata de Sara INTA un cultivar que combina alto potencial de rendimiento de granos con alta producción de biomasa, ideales para la alimentación animal.

Fernando Giménez, especialista del grupo de mejoramiento genético de esa unidad del INTA, destacó la importancia de investigar y desarrollar variedades propias: “La obtención de cultivares nacionales representa una ventaja competitiva para los productores argentinos”.

Además de ampliar la diversidad de variedades disponibles, los cultivares obtenidos por el instituto poseen una ventaja para los productores porque son plantas adaptadas a las condiciones agroclimáticas de la zona.

“Sara INTA es una nueva cebada del tipo cervecera, con espiga de dos hileras, que se destaca por su alto potencial de rendimiento de granos, ciclo intermedio y excelente comportamiento sanitario”, señaló Giménez.

Ensayos comparativos de rendimiento realizados en varios ambientes de la Argentina demostraron que Sara INTA produce un 5 % más de granos que el cultivar Andreia, de 10 a 15 % más de granos que Shakira y un 20 % más que el cultivar Scarlett. “Este no es un dato menor si tenemos en cuenta que estos tres son los más sembrados en el país”, indicó Giménez.

Sara INTA produce un 5 % más de granos que el cultivar Andreia, de 10 a 15 % más de granos que Shakira y un 20 % más que el cultivar Scarlett.

El nuevo cultivar posee una altísima aptitud para silajes de planta entera. De acuerdo con el técnico del INTA, “junto con Silera INTA, se destacan por su alta producción de biomasa y digestibilidad de la materia seca ensilada”. Y agregó: “Esto se debe a que tiene una mayor proporción de espigas, en comparación con el resto de los cultivares de cebada”.

Asimismo, “los granos tienen alto peso hectolítrico y muy buena calidad maltera”, expresó Federico Moreyra, investigador del INTA Bordenave, quien aclaró: “Las industrias locales aún no la tienen incorporada para su industrialización”.

En cuanto a enfermedades, Sara INTA es el cultivar que mejor se comporta frente a mancha marrón en el mercado. Además, posee muy buen comportamiento a mancha en red, por lo que es especialmente recomendable para el norte de la región pampeana.

En la última campaña se sembraron más de 870.000 hectáreas de cebada para grano. “Con una producción de más 3,3 millones de toneladas de rendimiento, gran parte se comercializó como grano forrajero”, dijo Giménez y analizó: “Esto muestra que la producción de granos forrajeros de cebada es una alternativa que permite diversificar la producción agropecuaria”.

Un aporte sustentable

Sin embargo, los beneficios de su incorporación en los lotes no se limitan a las aptitudes productivas. De hecho, investigaciones realizadas por técnicos del INTA confirman que agregarlas en las rotaciones agrícolas favorece el desarrollo de materia orgánica en el suelo, colaboran en la absorción de agua dónde hay excesos de lluvias y aprovechan nutrientes que de otro modo se perderían.

“Comparadas con el trigo, las cebadas liberan el lote antes lo que beneficia al cultivo de segunda”, explicó Moreyra quien destacó: “Además, son más eficientes en el uso de nitrógeno”.

Los granos forrajeros de cebada tienen como ventaja que poseen mínimos requisitos de calidad. De hecho, “con un manejo adecuado se puede destinar el nitrógeno a la generación de granos, aumentar el rendimiento y compensar el menor valor comercial de los granos, el cual es relativo y depende de las condiciones de los mercados”, afirmó Moreyra.

 



Entrevista a Fernando Gimenez, especialista del grupo de mejoramiento genético del INTA Bordenave (Buenos Aires).