6 de julio de 2010

0

En la soja: ojo con la mancha


120 referentes sojeros se reunieron en el INTA Marcos Juárez para consensuar recomendaciones y anticiparse a la Mancha Ojo de Rana -MOR- en la próxima campaña.

En la soja: ojo con la mancha

Entre los temas del taller nacional sobre Mancha Ojo de Rana -MOR- se abordaron: la difusión de recomendaciones, la profundización de las investigaciones, el peligro que representan los inóculos presentes en hojas y semillas de la última campaña, bioecología, resistencia genética del cultivo y control químico en semilla y en el cultivo.

“El inóculo que quedó en rastrojos y semillas de la última campaña y la escasa disponibilidad de variedades resistentes anticipan la posible presencia de la mancha en el próximo ciclo sojero”, anticipan los especialistas.

De todos modos, los técnicos son optimistas y coinciden en que “existen herramientas disponibles para prevenir y combatir la enfermedad. Es necesario asesorarse y realizar continuos monitoreos”.


De la jornada participaron 120 referentes de instituciones públicas, el Ministerio de Agricultura de la Nación, universidades, empresas de mejoramiento genético y productoras de fungicidas. Por su parte, y desde la coordinación, estuvieron presentes Silvia Distéfano del grupo Mejoramiento Genético de Soja del INTA Marcos Juárez y Héctor Baigorri de Planeta Soja.

En la última campaña, las condiciones climáticas, la presencia de cultivares más susceptibles y la ausencia de rotaciones favoreció el incremento del inóculo de numerosos patógenos que afectan el cultivo de soja. Como consecuencia, la enfermedad se intensificó y provocó considerables pérdidas de rendimiento, que llegaron a superar los 2.000 kilogramos por hectárea.

“Hasta el momento la oferta de cultivares resistentes o de buen comportamiento ante esta enfermedad es escasa”, explican los expertos. En cuanto al uso de fungicidas los especialistas insisten en la importancia de “conocer el comportamiento sanitario del cultivar seleccionado para la siembra, la calidad sanitaria de la semilla, las condiciones climáticas durante toda la campaña y realizar monitoreos continuos”.