27 de julio de 2010

1

Premio a la innovación hortícola


Un sistema de recolección de ajo diseñado por el INTA –que minimiza las pérdidas de poscosecha en un 50 %– fue galardonado en el II Concurso Provincial de Innovación Tecnológica Mendoza.

Premio a la innovación hortícola

En el marco del desarrollo y el fomento de la innovación, el ministerio de Producción de Mendoza –a través del Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (IDITS)– premió un desarrollo del INTA que permite agilizar el transporte, minimizar pérdidas y mejorar la actividad de poscosecha del ajo.

“Queríamos mejorar la etapa de poscosecha porque había muchas pérdidas. Trabajamos durante dos años para implementar este sistema modular de manipulación en la recolección de ajo”, contó Carlos Parera –director regional del INTA y uno de los autores del desarrollo premiado–.

Por su parte, el gobernador de Mendoza –Celso Jaque– felicitó a los ganadores y destacó “el trabajo realizado por los técnicos del INTA”. Además de la distinción, el proyecto recibió $ 40.000 que serán destinados a la profundización de las acciones orientadas a la cadena productiva del ajo.

El sistema de recolección –conocido como “Sistema de recolección y transporte de ajo de acción rápida y minimización de pérdidas”– consiste en un tren de módulos independientes remolcados por un tractor agrícola. Este transporte sirve para la carga, descarga y transporte de ajo, tratamientos fitosanitarios y provisión de agua.

“El conjunto de acoplados INTA presenta la mejor performance en todas las variables evaluadas: cargan más, lo hacen más rápido, tienen mayor aprovechamiento de la potencia de tracción y necesita menos espacio para operar. Esto permite un ahorro del 30% en la mano de obra requerida” explicó José Luis Burba –técnico del INTA y uno de los creadores del sistema–.

El sistema fue pensado, a su vez, para preservar la seguridad de estos operarios. “Con los sistemas tradicionales de recolección es común que los operarios se golpeen, algo que se evita con este nuevo sistema, ya que trabajan sobre unos acoplados especiales, que son autovolcadores”, indicó Burba y agregó que “si tenemos en cuenta la disminución en el costo de mano de obra y pérdidas del producto, llegaremos a la conclusión de que esta tecnología resulta en un 50 % de beneficios para el productor de ajo fresco”.

Los especialistas estiman que “las pérdidas en la poscosecha son, en una etapa inicial del 8% y en el traslado ascienden al 20%”. En este sentido, Parera explicó que “la modificación del sistema de transporte es una herramienta fundamental para evitar estos problemas”. Con respecto a la pérdida de dinero, Burba explicó que “por golpes, magulladuras y malos tratos del producto recién cosechado, Mendoza pierde entre 12 y 20 millones de dólares anuales”.

El desarrollo fue realizado de manera conjunta entre las estaciones experimentales de La Consulta y de Mendoza. José Luis Burba y Aldo López aportaron el conocimiento del manejo del cultivo, mientras que Raúl del Monte y Alejandro Ambrogetti tradujeron en dispositivos mecánicos los ensayos con resultados más eficientes de recolección y traslado de ajo desde la finca al sitio de secado.

El jurado –integrado por representantes del IDITS, la Universidad Nacional de Cuyo, la Universidad de Mendoza, la Universidad del Aconcagua y la Universidad Tecnológica Nacional– evaluó 27 propuestas a fin de seleccionar aquellas que representaran innovaciones en productos nuevos o modificaciones sobre ya existentes.