21 de septiembre de 2010

2

Un cultivo clave


Para el cultivo de trigo en la presente campaña se estima un área de siembra de aproximadamente 4 millones de hectáreas, lo que representa un aumento del 43% con respecto al año anterior.

Un cultivo clave

La siembra se ha realizado en condiciones muy favorables de humedad en la región pampeana Norte, NEA y NOA lo que permitió una adecuada implantación del cultivo.

En la región pampeana Sur, especialmente en el sudeste, se ha demorado la siembra por exceso de humedad, pero es posible extenderla hasta fines de agosto.

Es importante destacar que el trigo es un cultivo clave por el aporte de carbono en la rotación con oleaginosas, en donde las gramíneas juegan un rol importante por su condición de recuperadoras y mejoradoras de la estructura del suelo y favorecen la sustentabilidad del sistema agrícola.

Los característicos sistemas radiculares en cabellera tienen un alto valor como agregantes de las partículas del suelo y sus abundantes residuos en superficie protegen el efecto degradante del impacto de las gotas de lluvia. Además de aumentar la infiltración, disminuir el escurrimiento y la evaporación.

El valor del rastrojo de trigo no sólo puede medirse por esas condiciones sino también por los residuos de cosecha que quedan distribuidos en forma homogénea en la superficie del suelo y se caracterizan por su duración en el tiempo, favorecida por su alta relación carbono/nitrógeno y el alto contenido de lignina, lo cual permite alcanzar el balance de carbono deseable.

El trigo es un cultivo que se siembra en una extensa área del país, con una amplia diversidad de ambientes, habiendo una oferta de cultivares de elevado potencial de rendimiento con germoplasma diverso que le permite adaptarse a las diferentes condiciones agroecológicas.

Por otro lado, el trigo es un cereal que responde a la inversión en tecnología: genética, siembra directa, rotaciones, fertilizantes, fitosanitarios, maquinarias, riego, etc.

Con respecto a la calidad, nuestro país cuenta con capacidad de producir  trigos con diversas calidades industriales, para distintos usos.

Por último, es de señalar que la tendencia de los precios de trigo en los próximos meses es muy favorable debido a la merma de la producción mundial en países del hemisferio Norte, especialmente Rusia, donde se estima una pérdida del 40% en la cosecha actual por la incidencia de las altas temperaturas y déficit hídrico.

Más información:
Jorge Nisi, INTA Marcos Juárez
jnisi@mjurez.inta.gov.ar