19 de agosto de 2010

0

De preferencia, rubias


Criolla y Gringo son las dos nuevas variedades de batata blanca desarrolladas por técnicos del INTA El Colorado -Formosa- a partir de las preferencias locales.

De preferencia, rubias

Un fruto entre redondo y elíptico, de piel blanca, pulpa color crema, sabor suave y dulce. Es Criolla INTA, una de las dos nuevas variedades de batata inscriptas por técnicos del INTA El Colorado -Formosa-. Mientras que Criolla se destacada por su rendimiento, Gringo INTA tiene la ventaja de ser doble propósito: consumo de raíces y forraje vacuno.

Ambos clones se diferencian de las variedades cultivadas comercialmente en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba -batatas de piel morada como la Morada INTA y Arapey-. “La selección de los clones se hizo pensando en el mercado regional, en el que se prefieren variedades de batatas de piel blanca o crema, forma del fruto redondo-elíptico y pulpa color crema”, explicó Bonifacio Vicentino, investigador de esa unidad del INTA El Colorado.

“Criolla INTA se seleccionó -entre más de 17 clones, de 331 plantines producidos por semilla botánica- por su alto rendimiento en raíces, tamaño, forma, uniformidad, precocidad y color de piel”, dijo Vicentino.

Según el Censo Agropecuario de 2002, el promedio de rendimientos en la región oscila entre 10 y 15 toneladas por hectárea. “Criolla INTA cuenta con un rendimiento promedio de raíces superior a las 40 toneladas por hectárea, lo que les da la posibilidad a los pequeños productores de comercializar el remanente en el mercado regional”.

Investigaciones realizadas en el INTA El Colorado indicaron que “Gringo INTA no tiene buen rendimiento en raíces, pero resultados preliminares la destacarían por tener la ventaja de ser un clon de doble propósito, consumo de raíces y como forraje para el ganado vacuno”, comentó Vicentino y luego agregó que “el rendimiento de materia verde -oscila entre las 70 y 100 toneladas por hectárea- que logramos con Gringo INTA, nos permite cumplimentar con los requerimientos energéticos en la alimentación del vacuno y la ubica como una alternativa forrajera”.