6 de julio de 2010

0

Verdeos de raigrás: la mejor estrategia para el invierno


Recientes estudios del INTA Mercedes demostraron que la fertilización con urea a inicio de macollaje incrementa la producción total de pasto y adelanta su uso.

Verdeos de raigrás: la mejor estrategia para el invierno

Además, se determinó que a menor altura del forraje remanente, mayor es la producción de carne por hectárea en recría.

Los sistemas ganaderos del NEA pasaron en los últimos tiempos de sistemas exclusivamente de cría a sistemas de cría y recría o incluso de ciclo completo. Este nuevo escenario requiere del incremento en la producción de forraje, a través de la introducción de pasturas perennes y verdeos.

Los verdeos de raigrás son un recurso viable para obtener altas ganancias de peso durante el invierno por tratarse de una fuente de proteína pastoril. En este sentido, Diego Bendersky del INTA Mercedes -Corrientes- explicó que “el uso estratégico de un verdeo de invierno tiene un alto impacto sobre el sistema de producción ganadera que justifica su inclusión”.

“En verdeos resulta fundamental la utilización de un sistema de pastoreo rotativo” y con respecto a su manejo, Berdersky recomendó “tener en cuenta el período de descanso entre pastoreos para permitir un buen rebrote”.

Ensayos realizados en el INTA Mercedes demostraron que la fertilización con urea, al inicio de macollaje, incrementa la producción total de pasto y permite adelantar el inicio de su utilización para pastoreo, disminuyendo el periodo de descanso a 28 días.

En este sentido, Berdersky sostuvo que “este desarrollo es muy importante, teniendo en cuenta que, en el caso del raigrás el período de descanso oscila entre los 27 y 54 días, teniendo que extenderlo en períodos de estrés hídrico, bajas temperaturas o luego de un pastoreo muy severo”.

Por su parte, una experiencia realizada sobre un verdeo de raigras determinó que la altura del forraje remanente tiene una estrecha relación con la ganancia de peso de vaquillas en recría.

Berdersky recomendó que, para maximizar la producción de carne por hectárea, “los animales ingresen al potrero cuando el raigrás tenga una altura aproximada de 20 cm. y salgan cuando los remanentes tengan 3 cm”.

La cantidad de días de pastoreo no es fija, sino que depende de la cantidad de forraje disponible al ingreso de los animales al potrero, de la tasa de crecimiento del pasto durante el período de pastoreo y de la expectativa de ganancia de peso esperada.