24 de septiembre de 2010

0

Un festejo centenario


El INTA acompañó a la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (ANAV) en el festejo de su centenario que contó con la presencia de más de 80 científicos.

Un festejo centenario

“Celebrar este centenario como presidente de la Academia es un honor muy grande y una satisfacción”, afirmó Carlos Scoppa, quien ejerce su función a cargo de la ANAV desde 2004.

Esta organización compuesta por estudiosos, investigadores, extensionistas y educadores, entre otros, tuvo su origen en 1910 como dependencia de la Universidad de Buenos Aires. 

No obstante, no fue hasta el 13 de febrero de 1925, bajo la presidencia de Marcelo T. de Alvear, que las academias fueron consideradas instituciones autónomas que podían adquirir personería jurídica.

Durante el emotivo acto durante el cual se recordó la historia de la institución, las personas que la conformaron y los aportes realizados, Scoppa subrayó que la identidad de la Academia “no se circunscribe sólo por los resultados de las investigaciones y los productos que realice, sino por cómo se hacen y el resguardo las tradiciones; de las cualidades morales y éticas, y de las buenas costumbres que hacen a la cuestión”.

Para cumplir con su función, sus actividades son realizadas de manera independiente o en sociedad con otras organizaciones de investigación. En numerosos casos, esa institución trabajó mancomunadamente con el INTA en la organización de reuniones, simposios, conferencias nacionales e internacionales trascendentes para el país.

Académicos del INTA

Además, la ANAV cuenta con destacados investigadores del INTA entre sus Académicos de Número debido a que poseen un concepto público de moralidad intachable, y se han destacado en disciplinas científicas que atañen a las ciencias agronómicas o veterinarias.

En este sentido, la directora nacional asistente de Relaciones Institucionales, Ana Cipolla, quien asistió al acto en representación del INTA afirmó que “es un orgullo para nuestra institución contar con profesionales en la Academia que es una entidad histórica de excelencia en investigación agronómica y veterinaria”.

Por su parte, el director del Centro Investigación en Recursos Naturales, Roberto Casas, quien recibió esa distinción en el 2006 aseguró que “los 100 años de la ANAV representan una trayectoria fecunda como órgano de la sociedad para la manifestación, el progreso y el acrecentamiento de la Cultura Nacional”.

Las actividades que persiguió la Academia desde su concepción no se limitaron sólo a cobijar, promover y facilitar el desarrollo de las ciencias y las artes, sino a  inspirar el respeto hacia las personas y la ética profesional que debe ser parte de todas las actividades humanas.

En este sentido, Scoppa destacó que “reconocer este centenario de la Academia es un ejemplo que no debe ser olvidado porque con este reconocimiento estas instituciones justifican su alma con sabiduría, esfuerzo y valor”.

El festejo por los 100 años de existencia contó con un concierto del cuarteto de cuerdas de la Universidad Nacional de la Plata y una disertación acerca de “consideraciones sobre el espíritu académico y su misión en el siglo XXI”, realizada por el Académico de Número, Emilio Gimeno, coordinador de la representación regional de la OIE para las Américas.