23 de septiembre de 2010

4

48 M más de toneladas de alimentos para el mundo


Técnicos del INTA transmitirán a la India el know how en almacenaje. Se trata del segundo productor mundial del sector agrario, después de China.

48 M más de toneladas de alimentos para el mundo
Son ya clásicas las imágenes de trenes interminables sobre rieles de la India. Ahora, esa postal, desde lejos, parecerá trasladarse a los campos asiáticos. Pero no serán vagones sobre la campiña sino silobolsas que portarán, con el asesoramiento del INTA, parte de los 160 millones de toneladas de granos anuales que este país asiático produce actualmente.

Cristiano Casini, coordinador del Área Estratégica Agroindustria del INTA, explicó que “actualmente la India -segundo productor mundial del sector agrario, después de China- no usa bolsas plásticas para el almacenamiento de granos. Aún lo hacer con bolsas de arpillera de 50 kilos y con una capacidad de almacenamiento de sólo el 25%, por lo cual la pérdida es de casi el 30%, cifra cercana a las 48 millones de toneladas”.

La Argentina es líder mundial en este sistema que almacena 40 millones de toneladas de granos en silobolsas. ”Nuestro país es proveedor a 32 países del mundo de silobolsas plásticas”, explicó Casini.

Por su parte, Sharad Pawar, ministro de Agricultura de la India, destacó que “estamos en el proceso de llevar a una segunda etapa la revolución verde, ahora apuntamos a diversificar el mercado y a proveernos de alimentos. Por eso, la tecnología que han desarrollado como el sistema de silobolsa es fundamental para nuestro país, que no tiene condiciones de almacenaje”.

“Nosotros –agregó el funcionario indio– tenemos limitaciones de agua y de tierra y debemos mejorar la producción, los rindes y la calidad, por ello destacamos el rol de las instituciones científicas como el INTA que trabajan ofreciendo sus conocimientos. Por esto es que vamos a intensificar las relaciones con dichas instituciones”.

A su turno, el coordinador del Área Estratégica Agroindustria del INTA remarcó: “No sólo se trata de trasladar la tecnología sino de adaptarla según las diversidades de clima y terreno que allí se presenten. Para esto deberemos estudiar bien las condiciones de ese país, que aún trabaja en forma muy artesanal la conservación y poscosecha de granos y, en base a esto, proponer una tecnología que pueda solucionar sus problemas, respetando la cultura local”.

Casini: "Mientras que en la mayoría de los países del mundo las pérdidas rondan del 30 % al 40 %, en la Argentina el número desciende al 6-7 %"

Para exportarte mejor

La necesidad de contar con una mejora en el almacenaje de granos por parte del país asiático fue abordada recientemente durante una visita que Pawar realizó a la Argentina. Aquí se entrevistó con su par argentino, Julián Domínguez, quien expuso la capacidad del país para ofrecer conocimientos a través del INTA.

Es mediante el proyecto de Eficiencia de Cosecha, Poscosecha de Granos y Agroindustria en Origen (Precop) del INTA que la Argentina mejoró esta tecnología, reduciendo las pérdidas en el orden de los 365 millones de dólares, como incremento anual de saldos exportables de cereales y oleaginosas.

El know how argentino permitirá que el país asiático pueda mejorar las condiciones de conservación poscosecha de las 160 millones de toneladas de granos que produce actualmente. Esto es clave para invitar a inversionistas extranjeros y a empresas de tecnología para la comercialización de granos. En esta línea, los técnicos del INTA compartirán los diversos avances tecnológicos realizados por la institución.

Actualmente, el excedente de la producción india no tiene mayores posibilidades de exportación ya que los costos de almacenamiento y manejo son altos, y las condiciones de guarda no son las óptimas. Por esto, ambos países avanzaron sobre acuerdos de cooperación comercial, tecnológica y sanitaria.

“Para lograr la transformación se necesitarán de varios pasos: en primera etapa habrá que mejorar el sistema de arpilleras para después incursionar en esta nueva tecnología. Es clave en primera instancia respetar la cultura del productor local que es básicamente chico ya que allí las superficies cultivadas son de entre media y una hectárea.”, detalló Casini.

La transición, según Casini, constará de la implementación de una cinta sinfin que facilite el proceso de traslado de las bolsas de arpillera para, mediante el uso de una tolva, depositarlo en los silobolsa.

“Mientras que en la mayoría de los países más atrasados las pérdidas rondan del 30 % al 40 %, en los más adelantados es del 3-4 %, mientras que en la Argentina el número varía entre el 6-7 %. Las bolsas plásticas son una tecnología muy dúctil, adaptable a distintas escalas agrícolas y con grandes beneficios”.

La bolsa más usada es la de 60 metros de largo y 9 pies de diámetro con una capacidad de almacenaje de 200 toneladas de base trigo, es un producto garantizado por 24 meses siempre y cuando se cumplan con las recomendaciones de uso y mantenimiento. Como ejemplo de adaptabilidad, Casini se refirió a los silobolsas en el desierto de Sudán y otros casos cubiertos por la nieve.

Socio estratégico

La Argentina es el 4° proveedor agroindustrial de India: el comercio bilateral creció de U$S 729 millones en 2003 a U$S 1.016 millones en 2009, según datos de la Dirección de Relaciones Agroalmentarias Internacionales.

En lo que respecta a 2010 –según el organismo agroalimentario–, se observa un importante incremento del superávit comercial dado un aumento del 99% en las exportaciones argentinas a este país, como consecuencia de mayores ventas de aceite de soja (+132%), azúcar de caña (100%), cueros bovinos (82%) y lana esquilada (80%), entre otros.

Por su parte, India, con 1.180 millones de habitantes, posee el mayor número de cabezas de ganado bovino del mundo y es el segundo productor mundial de trigo, arroz, azúcar y cacahuetes y el tercero de tabaco. Este país de Asia representa el 10% de la producción mundial de fruta.