12 de octubre de 2016

0

Cinco aportes científicos del INTA premiados en Innovar 2016


Un kit para el diagnóstico rápido de Rotavirus (RVA) –la principal causa de diarrea neonatal en niños–, desarrollado por el INTA y el Instituto Malbrán, recibió el galardón en la categoría Producto Innovador. También fueron distinguidos otros cuatro proyectos.

Cinco aportes científicos del INTA premiados en Innovar 2016

Un kit para el diagnóstico rápido de Rotavirus (RVA) en niños –la principal causa de diarrea aguda de la infancia–, desarrollado por el INTA y el Instituto Malbrán, recibió el primer premio en la categoría Producto Innovador en Innovar 2016, como caso líder en el mercado nacional e internacional. Como parte del reconocimiento, fue distinguido también por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Según señaló Celina Vega, investigadora de Incuinta del INTA Castelar, los niños “en el transcurso de sus primeros años de vida se infectan con este virus”, que afecta en forma frecuente y aguda. Sus síntomas incluyen diarrea severa, vómitos, fiebre y deshidratación.

La especialista destacó la sencillez del diagnóstico. “Se realiza a temperatura ambiente y en menos de dos horas, en un laboratorio de baja complejidad, se puede determinar si una muestra proveniente de un niño con diarrea presenta o no rotavirus”, resaltó.

“Basada en nanoanticuerpos obtenidos de camélidos sudamericanos –en este caso de llama– es una tecnología novedosa”, comentó y agregó que aquellos están patentados por el INTA en más de 30 países. Es la primera vez que “se hace uso de este desarrollo, se lo difunde y comercializa”, aseguró.

Andrés Wigdorovitz, del Instituto de Virología del INTA Castelar, destacó el rol de la articulación para el logro de esta herramienta: “Fue realizada por un equipo de investigadores en una institución pública, intervino el Instituto de Virología y contó con la participación de Incuinta, donde se están madurando los desarrollos”.

El coordinador del área de Vacunas explicó que es un reconocimiento a 10 años de estudio: “Hay mucho trabajo de investigación y la distinción es la visualización de un camino largo”. Además, destacó la importancia de ganar en el Concurso Nacional de Innovaciones –Innovar–, donde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva muestra los logros anuales y los investigadores presentan a la sociedad su trabajo.

De la investigación, premiada con la suma de $ 60.000, también participaron Viviana Parreño, Lorena Laura Garaicoechea, Marina Bok, Gustavo Asenzo, Matías Aduriz, Juan Stupka y Juan Degiuseppe.

El kit para el diagnóstico de rotavirus en diarrea neonatal en niños fue reconocido como caso líder de innovación en el mercado nacional e internacional.

 

Dar respuestas a la sociedad

El kit tiene dos finalidades: detectar si el agente infeccioso es rotavirus y consolidar el esfuerzo del Estado en la cobertura contra el mismo, que fue incluida el año pasado en el calendario de vacunación.

Según señaló Vega, “complementa lo que sugiere la Organización Mundial para la Salud, que cuando se aplican estas estrategias de vacunación masiva se cuente con un plan de vigilancia epidemiológica complementario”.

En esa línea, consideró que “garantiza tener los medios para vigilar la circulación del virus y si la vacunación generó un impacto positivo en la salud”. De ese modo, reduce los costos asociados a este tipo de infecciones.

El valor de la articulación

El trabajo se inició a partir de una demanda del Instituto Malbrán, bajo el paradigma de realizar un desarrollo conjunto con el INTA, el cual se encargó de la instancia tecnológica.

En este sentido, Wigdorovitz explicó que todas las etapas para alcanzar estos resultados son importantes, desde generar el conocimiento hasta la fabricación por parte de las empresas. En este recorrido de creación de productos, destacó que hay un camino hecho en la interacción público privada.

Estos aportes implican un trabajo de investigación, legal, de vinculación tecnológica y un plan estratégico. “No hay posibilidad de que un país o una sociedad prospere actualmente si no hace su innovación y pone en valor sus desarrollos para poder dar respuesta a sus propios problemas”, expresó.

Innovar 2016 es un espacio donde el Ministerio de Ciencia y Tecnología muestra los logros anuales y los investigadores presentan a lo sociedad su trabajo.

 

Más distinciones para el INTA

Innovar impulsa la transferencia de conocimiento y tecnología a través de proyectos que promuevan la innovación, mejoren la calidad de vida de la sociedad y tengan potencial en el mercado productivo.

Especialistas de la Unidad Integrada Balcarce y de la Universidad Nacional de Mar del Plata crearon un sistema de gestión de calidad para mantener la sanidad del cultivo de papa, que fue probado en campos con altos niveles de producción. Por su impacto, recibió el Premio Innovar en la categoría Investigación Aplicada.

“Si bien la papa es un cultivo intensivo, se realiza en grandes superficies y requiere la aplicación intensa de fitosanitarios, a fin de evitar enfermedades que pueden causar importantes pérdidas”, explicó Gladys Clemente, especialista del INTA Balcarce.

De acuerdo con la técnica, estos sistemas permiten dirigir “las decisiones de aplicación de fitosanitarios en función de conocimiento técnico-agronómico, combinado con predicciones de riesgo”. Además, integran “monitoreo de enfermedades en el campo, diagnóstico de laboratorio y registro de variables meteorológicas in situ a través de estaciones meteorológicas para hacer cálculos de riesgo de enfermedad”, detalló Clemente.

Esta información se reporta periódicamente a los productores –mediante boletines semanales– y los ayuda a definir el momento adecuado para realizar las aplicaciones. “La toma de decisiones, ajustada a las necesidades reales de intervención, reduce costos de producción de papa por menor número de aplicaciones de fungicidas, protege la salud del ambiente y asegura la obtención de alimentos inocuos”, argumentó Clemente.

De la investigación, que recibió $35.000 de premio, también participaron los especialistas Marcelo Atilio Huarte, María Cecilia Bedogni, Andrea Eugenia Salvalaggio, Marino Marcelo Puricelli, Sebastián Emilio Boracci y Verónica Elizabeth Crovo.

Por su parte, investigadores del instituto y de la Universidad Nacional de Salta recibieron la distinción al mejor Producto Innovador por el desarrollo de una línea de tratamientos térmicos aplicados a leche caprina y/o bovina, que permite obtener lácteos con mayor vida útil y representa una posibilidad de agregado de valor para productores de pequeña escala.

“Estos procesos de calidad facilitan la comercialización de los productos lácteos de origen caprino”, afirmó Angélica Arenas, especialista de la Universidad Nacional de Salta. Con la adopción de esta técnica, es posible incrementar la vida útil de la leche fluida a 30 días, conservada a temperatura de refrigeración.

En cuanto a la articulación con el INTA, Arenas destacó que “el acuerdo genera un círculo virtuoso para crear nuevos conocimientos a partir de equipos interdisciplinarios”.

El proyecto presentado, que recibió un reconocimiento económico de $35.000, tuvo la participación de los especialistas: Juan Herman Robin, Héctor Raúl Ferreyra, Daniel René Pestaña, Mónica Silvina Chavez Clemente, Gabriela Marcela Martínez, Josefina Marcela Fili, María Virginia Sanchez Allendes, Silvia Marisol Orosco y Rodolfo José Alfaro.

En el marco del concurso, especialistas del INTA Manfredi –Córdoba– fueron premiados por el desarrollo de una variedad de alfalfa multifoliolada, que posee alta calidad forrajera y aumenta la eficiencia de la producción ganadera. De igual modo, el Instituto de Ingeniería Rural del INTA fue distinguido por el diseño de una máquina que simplifica las tareas de laboreo en la producción de caña de azúcar, reduce el consumo de combustible y contribuye a evitar la degradación del suelo.